subir imagenes subir imagenes

Madrid, primera comunidad con comercios que podrán abrir los 365 días

Las grandes superficies están encantadas porque podrán captar “nuevos clientes”

En Madrid, no ha habido una voz unánime a favor o en contra de la liberalización total de los horarios comerciales. No la hubo cuando, hace algunos años, el Gobierno regional permitió a los comerciantes abrir 22 domingos al año (más dos que son potestad de los ayuntamientos), ni cuando dio paso a la apertura los domingos de agosto, ni tampoco cuando dejó a los comerciantes de la zona centro de la capital abrir los festivos y dar así servicio a los turistas. Lo de los domingo de agosto no funcionó (muchos gastos para tan pocos clientes), pero sí lo de las áreas de la Puerta del Sol y la calle Serrano. Y esa falta de unidad es lo que ha permitido a Esperanza Aguirre presentar un decreto que pusiera fin de un plumazo a toda regulación de los horarios comerciales.

A partir del próximo mayo, cualquier comercio de la capital podrá abrir las 24 horas del día los 365 días del año. La justificación: la creación de empleo. Algo en lo que insistió hace unos días el consejero de Economía, Percival Manglano, quien justifica la rapidez en la aprobación y entrada en vigor de esta norma en que “las tasas de paro son las que son y la revitalización de la economía madrileña y el revulsivo (que, a su juicio, supone esta ley) tienen que ser inmediatos para generar puestos de trabajo”. “Los efectos –indicó el consejero– van a ser a corto plazo, los precedentes así lo indican. Lo hemos visto en Sol y también en Serrano”.

Así lo ve también la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que, además, recurre a los cambios registrados en la sociedad española en los últimos tiempos para apoyar la liberalización horaria total. Según los representantes de esta asociación, el comercio debe dar respuesta a las demandas, de mayor flexibilidad en el tiempo de compra por casi la mitad de los hogares españoles (sobre todo, los unipersonales, las monoparentales o las parejas sin hijos).

No lo ven así, por contra, los pequeños comercios que creen que esto terminará de dar la “puntilla” al sector. Discrepan por completo de que esta medida genere empleo, máxime cuando el consumo está bajo mínimos y el dinero que se saca mes a mes apenas sí da para afrontar los pagos mensuales. En cambio, traerá mucho paro, el de muchos que no puedan mantener sus negocios a un ritmo que sí le va bien a las grandes superficies.

Los trabajadores tampoco están satisfechos, porque creen que las nuevas contrataciones serán “miserables”. Según María José Tajuelo, de UGT, la precariedad laboral se verá incrementada en un ya de por sí mercado de trabajo precario, conformado por jóvenes, mujeres e inmigrantes, vinculados a las explotaciones comerciales mediante contratos temporales y a tiempo parcial en el 90% de los casos”. “Las empresas –indican desde UGT– seguirán reajustando plantilla y horarios, empeorando así las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras” y haciendo imposible, aún más, la conciliación de vida personal y laboral.

¿Y los consumidores? Tampoco hay unanimidad. Hay quienes creen, como la OCU, que unos horarios comerciales amplios benefician a los consumidores porque así dispondrán de más tiempo para realizar sus compras y gozan de mayor capacidad de elección, mientras recuerda la norma da libertad de horarios, pero no obliga a ningún comerciante a hacerlo si no lo desea. Facua, por su parte, entiende que esta medida provocará el cierre de los pequeños comercios y niega que haya más consumidores: “Serán los mismos gastando más”.

Y en medio de este rifirrafe de declaraciones, muchas comunidades autónomas observan y esperan los primeros resultados de este experimento liberalizador… para posteriormente aplicarlo.


Comments are closed

subir imagen

Photo Gallery

Log in | Web Administrada por Amo Dominicana