La impactante prueba del envejecimiento por exposición solar


Por si aún quedaba alguna duda de que la exposición a los rayos del Sol causa un más que apreciable envejecimiento de la piel, hoy os mostramos aquí lo que sucede cuando eres camionero durante 28 años en los que todos y cada uno de los días de trabajo la parte izquierda y sólo la parte izquierda de tu rostro recibe horas y horas de exposición solar mientras la parte derecha del mismo permanece sumida en la penumbra de la cabina. Ni es el Fantasma de la Ópera ni Dos Caras, es el efecto de la asimetría en la exposición de larga duración al astro rey.
Los rayos UVA que llegaban al lateral izquierdo de su rostro a través del cristal de la ventanilla durante tantas horas al día, tantos años de su vida, penetraban la epidermis y las capas más superficiales de la dermis. Esta exposición crónica a la luz solar produce un engrosamiento de la piel así como una pérdida de la elasticidad por la destrucción de las fibras elásticas del tejido cutáneo.

Dado que la alta exposición a rayos UVA es susceptible de ocasionar mutaciones genéticas que pueden desembocar en un cáncer de piel, el paciente tiene que usar cremas especiales con alto factor de protección solar así como someterse a exámenes periódicos para la prevención de la aparición de cáncer de piel.

Ahora que el verano está a la vuelta de la esquina es un buen momento para tomar nota del efecto perjudicial que puede tener un exceso de exposición solar, o si no al menos tener en cuenta que podemos envejecer unos diez años como demuestra el rostro de este señor cuyas dos mitades parecen corresponder a dos personas que se llevan una década.

gizmodo.es