En el natalicio de Juan Pablo Duarte

En el natalicio de Juan Pablo Duarte

Miuris(Nurys) Rivas

 

Querido Duarte:

En este día de tu natalicio, no puedo dejar de evocarte y hasta pensar de manera cotidiana y tierna en tu madre en aquel 26 de enero de 1813, cuando te trajo al mundo.

Como dominicana te nombro no por demagogia, sino como lo hago siempre, exaltando tu heroísmo y difundiendo tu historia, aquella hoja de vida que escribiste solo por amor a tu tierra.

Una vez más tengo que agradecer tu entrega, debería además pedirte perdón por todos los que te han olvidado, irrespetado, renegado. ¿Para qué hacerlo? no tiene ningún objetivo si con ello nada se logra.

Personalmente te pido perdón porque esta vez no me extenderé hablando de ti, todo de ti se ha dicho, solo debemos recordarte, reverenciarte y agradecer siempre que por ti, tenemos bandera y tierra.

Perdona Juan Pablo Duarte, si no te dedico más tiempo no es porque te haya olvidado, si lo hago es porque considero que con solo escribir tu nombre, te recuerdo y porque los que te olvidan, logran con sus acciones, ir menguando mis afanes de réplica, aunque la decisión de rescate a tu obra, es imbatible.

Perdona además que te hable de tú, como no hacerlo si eres nuestro padre, no te bajo de nivel, al contrario, te elevo al pedestal en el que cada dominicano debería tenerte, tutearte no es irrespetarte, aunque sin duda, algunos de los mismos que pisotean tu nombre, se atreverían a acusarme de atrevida por hacerlo, a mí no me importaría que lo hagan, ellos estallarán al fin contra sus propios errores, tu sabes patricio que me cuento entre los dominicanos que te aman y respetan.

Te haría un manojo de rosas de papel utilizando para ello la Constitución, pero estoy en Sevilla, lejos de nuestra tierra, con dolor abandoné nuestro país porque es un universo de puertas cerradas y las llaves no las poseen los excluidos.

En dicho caso pienso quizás llegarme hasta la glorieta con que se te honra en esta ciudad y me apuesto la vida Duarte, a que no encontraré allí ni una sola rosa llevada por los que oficialmente nos representan, no importa, después de todo eso es puro formulismo, lo más importante es que se respeten los principios que nos legaste.

Facebook Comments

Leave a Reply