Margarita y Carolina ¿por una cabeza?

Miuris (Nurys) Rivas

 

Miuris (Nurys) Rivas

Dominicana residente en España

 

Analicemos las condiciones populares de las dos damas candidatas a la Vicepresidencia por los dos partidos mayoritarios.

Dicen con razón que la experiencia no se improvisa y con muchísima experiencia aventaja Margarita Cedeño a Carolina Mejía cuya principal referencia es ser la primogénita de Hipólito Mejía, pedigrí que le avala dentro de su partido, más no en todo el país del que pretende ser segunda mandataria.

Margarita no es una improvisada, su liderazgo no nace siendo Vicepresidenta, viene de más atrás cuando siendo Primera Dama, se dio a conocer por medio de obras sociales que desarrollaba a nivel nacional.

La elección de Carolina Mejía, puede ser un palo entre sus amistades, la familia tiene buenas relaciones sociales a nivel de clase media alta, mientras que Margarita Cedeño, además de la simpatía en ese y otros sectores, donde tiene mayor liderazgo, es entre las clases necesitadas y esto es así porque ella creó programas de asistencia social a esos sectores siendo Primera Dama y continúa desde la Vicepresidencia con idéntica política.

Carolina tendrá estudios, nacida en un hogar con estatus social, ha de haber tenido una niñez y educación especial, hasta ahí, abarcando luego sus estudios superiores, su Currículum nos parece sobresaliente, pero la vicepresidencia es otra cosa, se basa en hechos y experiencias, en crear y proyectar programas importantes.

En cuanto a Margarita, además de sus títulos universitarios, ha probado que es una política avezada, tanto en campaña como en el trabajo diario en su despacho y fuera de él, no deja lugar a dudas sobre su capacidad, prueba de ello son los múltiples galardones internacionales de que ha sido objeto.

La vicepresidencia es una posición deseada aunque hace unas décadas el vicepresidente era más o menos un personaje de la eventualidad, su papel se resumía a participaciones en eventos sociales y un “tate ahí” por si acaso el Presidente se ausentaba definitiva o temporalmente.

Margarita llegó y revolucionó la dependencia de manera tan positiva que los parámetros de la vicepresidencia son diferentes de los que inicialmente eran.

La candidatura actual de Margarita Cedeño es como una plomada para el PLD, le da peso, le otorga carisma, mientras el pueblo se siente confiado en su experiencia y conocimiento del trabajo a realizar.

¿Podríamos decir lo mismo de la elección de Carolina Mejía? Pongamos la hipótesis de que el PRM ganara las elecciones y por las razones que sean, el “presidente Abinader” se ve imposibilitado de asumir sus funciones por equis tiempo ¿está Carolina capacitada para ocupar dichas funciones?

Margarita Cedeño ha dado constancia de ser una mujer de “armas tomar”, recordemos entre otras cosas, cuando en el 2007, Santiago estaba inundado por efecto de la tormenta Olga y ella pantalón arremangado,  pidió unos “tennis” para chapalear dentro del agua y ayudar en el rescate de los humildes que perdieron propiedades y vidas.

Tomando en cuenta su ascendencia familiar, sobran virtudes a Carolina Mejía, sin embargo, no ha madurado lo suficiente políticamente hablando como para ser candidata a la vicepresidencia, dentro de unos años, ella posiblemente sea la candidata idónea para su partido, de momento no parece que sea así.

No hay dudas de que estas dos damas son el punto de mira de estas elecciones y no sé ustedes, pero puede verse claramente que Margarita saca no “una cabeza”, sino medio cuerpo a Carolina en esta contienda histórica que los dominicanos sabemos impregnar con tan especial picaresca.

 

 

Facebook Comments

Leave a Reply