Carta abierta al cónsul Jorge Cordero

 

Por: Eladio Polanco Gonzalez.

Sr. Jorge Cordero.

Cónsul general de la república dominicana en valencia.
Asunto:

Valencia, España._Permítame saludarles, ya que como usted es tan difícil de ver por las calles de Valencia a las cuales estábamos acostumbrado a verlo, claro antes de que fuera cónsul de los dominicanos en Valencia, por lo cual les reiteramos nuestras felicitaciones y de la que nos sentimos parte de su triunfo.

Si mal no recuerdo estuvimos juntos en todos los viajes a los pueblos y provincias de España que desde Valencia nos tocaba acudir, acuérdese que mi vehículo lo desbaratamos en estos viajes.

Hay! qué tiempos aquellos, los tengo presentes como si fuera hoy, me acuerdo de aquellas largas charlas que sosteníamos con las cuales nos deslumbrabas con su plan de lo que había que hacer, y lo que era el estado y como debía ser manejado según el profesor JUAN BOSCH.

Lo cual una vez llegado a cualquier puesto debían ponerse en prácticas, el compañerismo, la buena administración en favor del pueblo etc., la fe que yo tenía en este proyecto era tan grande que me llevó a descuidar mis compromisos con mi familia y mi negocio, el que también cedíamos al partido para hacer recaudaciones cuando no había ni uno para los viajes, recuerde señor cónsul que el Bar Caribe.

Cerrabas los lunes para descanso de personal y se lo prestábamos al partido para hacer kermesse y las recaudaciones que se hacían eran integras para el partido teniendo nosotros  que hacernos cargo de la luz el agua y todos los gastos que esto generaba.

Pero nada de esto importaba porque ya estábamos a punto de conseguir un cambio de dirección en los asuntos gubernamentales aquí en Valencia en el cual según usted señor cónsul a los dominicanos nos estaban estafando porque según sus cálculos.

Y de esto me acuerdo bastante bien cuando usted cogía una hoja de papel y se ponías a calcular en cuanto se podías reducir los servicios consulares a los dominicanos al menos los de Valencia porque el porcentaje de desempleo en Valencia para los dominicanos era muy alto y el cual no ha cambiado aun, usted decía que un pasaporte dominicano que según usted era uno de los más caros del mundo podía salir a 40 o 45 euros y estaban a 60 euros.

Haciendo el siguiente cálculo las libretas les cuestan 20 dólares más 15 o 20 euros que se gane el consulado es suficiente para los gastos, y así sucesivamente con las demás documentos consulares, después de todo los cónsules obtienen un salario mensual que se lo paga cancillería.

Menuda sorpresa me lleve cuando les pusieron de cónsul general de la República Dominicana en Valencia.

Lo primero que hizo fue quitar las ayudas de libretas y otros servicios que prestaba el cónsul
anterior a usted, ese que tanto usted como yo criticábamos porque según usted no manejabas los asuntos del estado como usted decías que habías que hacerlo, ese que según usted era muy populista.

Porque siempre estaba por los lugares de los dominicanos haciendo presencia en todo, ese que si te faltabas 5 euros para un pasaporte él te lo cedía, ese que tu podía explicarle tu problemas en la calle y te decía ve por allá mañana que eso se resuelve, ese que en las actividades de dominicanos.

Siempre estaba presente porque no temías perder el estatus si se juntabas con los dominicanos después de todo fuimos nosotros que lo pusimos y le pagamos.

Señor cónsul su ambición desmedida ha sido tan grande que una vez fue nuestro gran amigo y sacerdote dominicano muy querido por la comunidad de los dominicanos en valencia a renovar su pasaporte y allí se le cobró, Para asombro de él y el nuestro, como era de esperarse el misionero no tenía dinero, sus palabras fueron yo creía que mis amigos no me iban a cobrar.

Porque claro a el nunca se le había cobrado, porque era aquel que cuando necesitábamos un sitio donde reuniros, dar una charla nos cedía el salón parroquial, gracias a un funcionario que estaba presente quien dijo no se preocupes padre que yo pago y sacó su dinero del bolsillo y lo pagó.

Cuando le reclamé porque sucedía esto sus palabras fueron aquí todo mundo tienes que pagar.

Hoy también me llegó a la mente eso que usted me dijo cuándo lo nombraron cónsul, cito
Carmelo a mí me pusieron aquí, para que yo no me compre una todo terreno como otros, seré fiel a mis principios BOSCHISTA, pero veo que rápido los perdiste, sabemos que el poder corrompe.

Pero no sabíamos lo rápido que era. Hoy no nos quieres dar ni una cita para tratar el tema del alza de los servicio consulares.

Acuérdate que el pueblo es soberano y sabrá premiarte o cobrarte.

Soy de los que confío y pienso que todavía estas a tiempo de recapacitar espero que te quede algo.

Del sentimiento BOSCHISTA, además que apelo a este sentimiento.