Líderes del PRM participan en convención en Alemania

Por Orlando Jorge Mera

Los días 10, 11, 12 y 13 de marzo, una delegación del Partido Revolucionario Moderno (PRM) estuvo en Berlín, Alemania, participando en la convención de la Alianza Progresista, que tenía por objeto formalizar oficialmente este cónclave global que reúne a más de ciento treinta (130) partidos socialdemócratas de todo el mundo, y dar respuesta a los nuevos retos y desafíos que representan el populismo y el nacionalismo.

La delegación del PRM estuvo integrada por Luis Abinader, ex candidato presidencial, Rafael (Cucuyo) Báez, secretario de relaciones internacionales, y el suscrito, presidente en funciones del partido.

Tanto Luis Abinader como yo fuimos adicionalmente invitados por la Fundación Friederich Ebert al seminario titulado “El futuro de la socialdemocracia internacional: Una transformación que se requiere ahora mismo”, que fue celebrado el día 11 en la sede principal de la Fundación, que fue fundada en 1925, por Friederich Ebert, antiguo presidente de Alemania.

Los días 12 y 13 asistimos a la convención de la Alianza Progresista.

Tuvimos la oportunidad de compartir e intercambiar impresiones con Martin Schulz, actual líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SDP) y futuro Canciller (Primer Ministro) de ese país; Antonio Costa, primer ministro de Portugal; y Stefan Lofvren, primer ministro de Suecia. Asimismo, fue muy grato confraternizar con Mónica Xavier, secretaria general del Partido Socialista de Uruguay; Martín O’Malley, ex gobernador del Estado de Maryland y representante del Partido Demócrata de Estados Unidos; Margarita Bolaños, presidenta del Partido Acción Ciudadana, de Costa Rica; Jesús Zambrano, del Partido Revolucionario Democrático, de México; y Paola Ortega, del Partido por el País Solidario, de Paraguay. Con ellos compartimos sobre esta experiencia y renovamos los lazos de nuestras agrupaciones con la necesidad de impulsar los valores de la socialdemocracia.

Al dejar constituida y oficializada la Alianza Progresista, se procedió a elegir a su Coordinador, Konstantin Woinoff, amigo de nuestro país y del PRM. Desde que los socialdemócratas alemanes impulsaron la idea hace unos cuatro años atrás de renovar la influencia de la socialdemocracia internacional ante el déficit democrático que venía teniendo la Internacional Socialista, el PRM siempre estuvo apoyando esta nueva formación y por ello, nos sentimos orgullosos no solo de ser miembros fundadores, sino ver este sueño hecho realidad.

Fue muy emocionante que la constitución oficial de la Alianza Progresista haya sido en la casa del líder visionario Willy Brandt, que es hoy la sede del Partido Socialdemócrata Alemán en Berlín.

Mencionar el nombre de Willy Brandt es evocar también a aquellas figuras emblemáticas de la social democracia como Mario Soares, François Miterrand, Felipe González, Oloff Palme, y por supuesto, a nuestro inolvidable, José Francisco Peña Gómez. Líderes que creyeron en que para tener un mundo justo y libre, necesitamos la solidaridad. Su legado ha sido asumido por la Alianza Progresista.

“Configurar nuestro futuro, por una transformación socioecológica global” es la declaración de principios de la Alianza Progresista ante la nueva realidad que vive el mundo.

Las crisis económicas, los desequilibrios econlógicos, las cuestiones sociales por resolver, el enriquecimiento de pocos a costa de muchos, y el retorno de la guerra y el nacionalismo como recurso político son los desafíos que tiene la sociedad de hoy. La respuesta no puede ser “más de lo mismo”.

El punto de partida debe ser un nuevo humanismo político que tenga por objeto renovar la democracia. Esta transformación obliga a que deben unirse no solo los partidos progresistas, socialdemócratas y socialistas, sino que la unión debe encontrar aliados en el tejido de la sociedad.

“Necesitamos a los sindicatos, necesitamos a los movimientos sociales y necesitamos, sobre todo, a todas las personas con voluntad de hacer cambios”. Ese es el objetivo de la Alianza Progresista, que cuente con una amplia base social y contenidos sólidos, para asumir la responsabilidad global.

Como miembro fundador de la Alianza Progresista, el PRM tiene el reto de convertirse en un partido de la sociedad. Importante es comprender la actual coyuntura nacional e internacional en el que otros actores de la sociedad, como los movimientos sociales, están expresando su voz en el reclamo de cambios en la forma del ejercicio de la política, con más transparencia y fin de la impunidad. Es hora de convertirnos en una correa de transmisión entre las nuevas formas de hacer política y los métodos tradicionales. Sin dudas, que lo lograremos.

Una nota final de agradecimiento a todas las atenciones recibidas por la Fundación Friederich Ebert y del SPD durante la visita a Berlín. Fue una gran jornada de enriquecedora experiencia en la renovación de los valores de la socialdemocracia.

Facebook Comments