El relevo del liderazgo político en RD

Luis Columna<[/caption] Por: LUIS COLUMNA SOLANO

Cuando me inicié en la actividad política, por allá, por los años 1989 y con apenas 17 años de edad, pronto identifiqué quienes eran los principales actores o protagonistas del escenario político/electoral.

Aquellas personas, todas del sexo masculino, respondían a los nombres con el titulo añadido de: Dr. Joaquín Balaguer, Profesor Juan Bosch, Dr. José Francisco Peña Gómez, Lic. Jacobo Majluta y Dr. Salvador Jorge Blanco.

Para entonces eran ellos el Dream Team del momento. Sí señor, eran el equipo de consumición electoral que dominó el escenario político dominicano desde 1962 hasta sus respectivos fallecimientos.

Sin embargo, debo destacar un hecho histórico importante: Jacobo Majluta y Peña Gómez fallecieron política y humanamente a destiempo, y antes que Bosch y Balaguer que tenían casi 100 años. Muchos veíamos en los dos primeros, como el relevo generacional de los nonagenarios “JB”.

Igualmente debemos destacar la participación del ex presidente de la República Don Antonio Guzmán Fernández, capitaneado por el liderazgo del Doctor Peña Gómez como líder máximo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), tras asumir la dirección de ese partido en otoño de 1973 por la renuncia de su fundador y líder el profesor Juan Bosch.

Pues bien, como consecuencia de la muerte física de algunos y política de otros, el liderazgo en los partidos políticos nacionales se fue redefiniendo y, contrario a lo que estimábamos todos, surgieron figuras que hoy son las protagonistas y que hasta bromea sobre las dificultades que podría tener la presente generación de jóvenes políticos para reemplazarlos.

Jacobo murió en marzo del año 1996, Peña Gómez en mayo del 1998, pero para ambas fechas ya una figura emergente había salido al ruedo político y se había alzado con la voluntad popular expresada en las urnas el 30 de junio de 1996. Esa persona responde al nombre de Leonel Fernández Reyna, quien no solo llenó en parte el vacío dejado por Jacobo en la arena política, sino que aglutinó hacia su favor las fuerzas sociales, políticas y económicas que los referidos maestros acumularon 57 años atrás, esto desde 1939 al 1996. A partir de entonces, los últimos 21 años (1996 al 2017) el país ha estado dirigido solo por tres personas, incluido entre ellas el actual presidente Danilo Medina.

La muerte de Jacobo Majluta y Peña Gómez abrió la puerta en el PRD con expectativas presidenciales a Hipólito Mejía, a Hatuey De Camps (Fallecido) y a Miguel Vargas Maldonado, actual presidente de ese partido.

Llegado a este punto, a lo interno de los partidos mayoritarios del sistema político dominicano, se observan algunos avisos en la dirección de un relevo que tarde a temprano, se impondrá, aunque sea por biología y cuando me refiero a la biología, quiero significar que a cualquiera se le muere un tío.

Finalmente quiero afirmar que un liderazgo sea el que fuere, no se constituye de la noche a la mañana. Los proyectos políticos como los creados por el presidente Danilo Medina y los ex presidentes; Juan Bosch, Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, Hipólito Mejía, Jacobo Majluta y Jorge Blanco, son el producto de muchos años de ejercicio político en esa dirección, aunque no es menos cierto que el factor suerte ha acompañado algunos de ellos.

Dentro del PLD; PRSC, PRM, PRD y hasta en los partidos emergentes, cohabitan figuras que por simple decisión del destino, estarán llamadas a renovar el liderazgo político y la dirección de esos partidos por más que los de ahora se empeñen en desmentir, pues los líderes se van y vienen con el tiempo, pero los partidos y las instituciones democráticas y oficiales, así como sus idearios perduran en el tiempo como la misma existencia del Estado y del gran soberano que es el pueblo.