Abucheos, pitidos e indignación en el concierto de Enrique Iglesias en Santander

EFE

Al final del concierto, el cantante abandonó el escenario sin siquiera despedirse, lo que no gustó a sus seguidores.

El hijo de Julio Iglesias ofreció un recital que, para muchos, fue un auténtico escándalo. Gritos, denuncias públicas y un público que le abucheó tras el concierto.

Enfado, indignación e incredulidad. Son los tres sentimientos que reinan entre los más de veinticinco mil asistentes al concierto de Enrique Iglesias en El Sardinero.
Un evento que en Santander se preparaba con ahínco. Sobre todo porque el hijo de Julio Iglesias había advertido que, esa noche, se vivirían momentos históricos. Y así fue, aunque no como se preveía. Y es que en las redes sociales se acumulan miles de mensajes en contra del cantante.

Le acusan de haber ofrecido un concierto completamente ebrio, sin capacidad para unir dos frases de una misma canción. También de haber hecho playback en otras de las diez canciones que interpretó sobre el escenario.

esdiario.com