Científicos chinos aseguran haber creado los primeros bebés modificados genéticamente

El genetista chino He Jiankui ha anunciado que su equipo ha creado los primeros bebés modificados genéticamente del mundo: dos gemelas cuyo ADN ha sido alterado con la técnica de edición CRISPR para mutar un gen y hacerlas inmunes al virus VIH, causante del sida.

«Siento una gran responsabilidad porque no es solo la primera vez que se hace algo así, sino que mi trabajo también se convertirá en un ejemplo sobre cómo realizar este tipo de proyectos, considerando la moral de la sociedad y su impacto en el público», ha asegurado el científico.

“Expertos ajenos al experimento: Ningún bebé debería nacer haciendo uso de esta tecnología de edición genética.“

He Jiankui cuenta que alteró los embriones de siete parejas durante los tratamientos de fertilidad, aunque solo obtuvo un embarazo exitoso. Su objetivo, según ha seguido explicando, no es curar o prevenir una enfermedad hereditaria, sino otorgar un rasgo que pocas personas tienen de manera natural: la inmunidad ante una posible infección futura del virus del sida.

La alteración del gen se produjo mediante la «terapia génica de FIV», que está asociada a la fecundación in vitro. La edición genética se realizó utilizando la herramienta conocida como CRISPR-cas9, que a grandes rasgos funciona realizando un corte en la secuencia del ADN para deshabilitar un gen específico.

El trabajo aún no ha sido confirmado ni revisado de manera independiente por la comunidad científica internacional. Si finalmente se demuestra, cruzaría una nueva frontera en el campo de la medicina y de la ética.

«Grave violación de la ética académica y de las normas»
Los expertos coinciden en apuntar que la edición genética en seres humanos está solo dando sus primeros pasos y aún queda mucha investigación por delante, por lo que consideran precipitado el experimento y, sobre todo, contrario a todo principio ético y científico.

“Universidad de Shenzhen: Es una grave violación de la ética académica y de las normas.“

La propia Universidad de Shenzhen, a la que He Jiankui está vinculado, no ha tardado en emitir un comunicado público para desvincularse del trabajo de He Jiankui. El centro académico asegura que el científico se encuentra en excedencia sin sueldo desde el pasado mes de febrero, y que ellos no tenían conocimiento de este experimento, al que consideran una «grave violación de la ética académica y de las normas».

También ha asegurado que creará un comité independiente de expertos para investigar lo sucedido.

«Experimento monstruoso»
«Si es cierto, este experimento es monstruoso», asegura por su parte a Reuters Julian Savulescu, director del Centro Uehiro de Ética Práctica, dependiente de la Universidad de Oxford.

Al describir el trabajo de Jiankui, Savulescu asegura: «estos bebés sanos están siendo utilizados como conejillos de indias genéticos. Se trata de una ruleta rusa genética «.

«Demasiado precipitado»
En la misma linea, el doctor Kiran Musunuru, un experto en la materia de la Universidad de Pensilvania, que no tiene ninguna relación con el experimento, lo considera falto de ética. «Todavía tenemos mucho trabajo por delante para probar y establecer que el procedimiento es realmente seguro. Ningún bebé debería nacer haciendo uso de esta tecnología de edición genética. Es demasiado pronto y demasiado precipitado», valora al respecto Musunuru.

Al igual que Musunuru, muchos científicos afirman que este tipo de edición genética no debería intentarse todavía porque podría realizar cambios permanentes en el ADN capaces de afectar a las generaciones futuras, o también causar un daño mayor en el paciente si otros genes se ven afectados. En el terreno de la ética, otros investigadores temen que pueda usarse para diseñar bebés con un determinado tipo de rasgos deseados.

«Tenemos que valorar los beneficios potenciales con los riesgos potenciales para los pacientes. En los casos en que los riesgos son sustancialmente mayores, algo que creo ocurre en este caso, no es ético», dice Musunuru.

La edición de genes solo se ha usado recientemente en adultos para tratar enfermedades graves, y los cambios solo se han llevado a cabo en cada persona concreta. El procedimiento en embriones destinados al embarazo no está permitido en la mayoría de los países, entre ellos España.

 

RTVE

Facebook Comments
CATEGORIES
TAGS