Duro impacto de la sequía en República Dominicana

La aguda ausencia de lluvias lleva a crecientes y graves daños agrícolas, ganaderos y de generación eléctrica, a más de colocar en precariedades a familias y empresas por la disminución del agua en las tomas de los acueductos. La cuenta regresiva a la espera del final de la sequía va causando bajas importantes como fue la reciente prohibición de sembrar productos básicos en San Juan de la Maguana y la región Noroeste por considerarse inviables los cultivos, tanto de arroz como de víveres y frutos de mucha demanda y exportación, presagio de deterioro en suministros de alimentos a la mayoría de los ciudadanos y de estabilidad en los precios.

Las anormalidades climáticas escapan a controles institucionales más allá de racionar el suministro en prevención de dispendios con el líquido de usos primordiales. Procede reservarlo para consumos humanos y sancionar a quienes no practiquen el ahorro. Que el riego agrícola y la energía queden en segundo plano frente a la necesidad de hogares.

El país debe diseñar medidas extraordinarias para reactivar plantaciones en las zonas de mayor valor estratégico tan pronto el agua esté más disponible y que el productor se recupere de las pérdidas traídas por la sequía. En un enfoque fuera de lo coyuntural , sirva la crisis para recordar las deudas contraídas con la naturaleza que de viejo deja sin caudal a ríos y embalses. Cuencas diezmadas, lechos y riberas arrasados.

 

HOY.COM.DO

Facebook Comments
CATEGORIES
TAGS