Manchado el legado de Robinson Canó

El extraordinario legado de Robinson Canó quedó manchado, y difícilmente pueda limpiar su imagen, tras lo que el segunda base dominicano justificó como “un error”.

Canó, uno de los mejores intermedistas en la historia de las Mayores, fue suspendido ayer por 80 partidos por violar la política antidopaje del béisbol de las Grandes Ligas. Canó dio positivo a furosemida, un diurético. En un comunicado divulgado por medio del sindicato de peloteros, Canó señaló que recibió la sustancia en su país natal y que no sabía que estaba prohibida.

El ‘pecado’ de Canó tendrá grandes repercusiones en la carrera del jugador y en sus aspiraciones de ingresar al Salón de la Fama, luego de su retiro.

Uno de los que piensa de esa forma es el reputado periodista dominicano Leo López, quien suma cuarenta años de experiencia, incluyendo cobertura de Grandes Ligas.

“Canó iba a ser un Salón de la Fama cinco años después de su retiro. Ahora, tú sabes que hay muchos miembros adscritos a la Asociación de Escritores que toman en consideración ese tipo de uso de sustancias sobre todo en esta época. Porque antes del 2003 te lo podían aceptar porque no estaba prohibido y no había ningún tipo de regulación. Pero ya desde 2003 no hay ningún tipo de justificación”, dijo López a El Nuevo Día desde la República Dominicana.

 

Facebook Comments
CATEGORIES
TAGS
Share This