No tiene que ser aterrador un diagnóstico de cáncer de próstata

 

MIAMI.- Brian Dursum es un hombre que toma las cosas con calma – una cualidad que adquirió luego de años de haber viajado por el mundo y de una exitosa carrera en la enseñanza superior.

Por eso cuando el residente de Coral Gables y consumado viajero de 71 años fue diagnosticado con cáncer de próstata a finales del 2017, se dijo a sí mismo:  “Bueno tenemos que hacer algo al respecto”.

El médico primario del Sr. Dursum había notado un aumento en sus niveles de antígeno prostático específico (PSA por sus siglas en inglés) con el pasar del tiempo y le refirió a un urólogo para más pruebas. El urólogo pensó que sus niveles elevados de PSA podrían ser una señal de una infección del conducto urinario y le prescribió algunos medicamentos. Sin embargo, el número de sus niveles de PSA siguió aumentando.

El urólogo le ordenó un MRI (Resonancia Magnética), el cual no reveló nada además del tejido saludable de su glándula prostática. Sin embargo, aún tenía sospechas así que le pidió al Sr. Dursum su consentimiento para hacerle una biopsia por aguja. El Sr. Dursum accedió y sorprendentemente, nueve de las 15 biopsias individuales resultaron positivas para el cáncer.

“Nadie quiere tener cáncer – es una palabra aterrante. Mi padre tuvo cáncer de la garganta y lo vi morir a los 56 años de cáncer del riñón y del hígado”, dijo el Sr. Dursum. “Pero la medicina ha avanzado tanto en los últimos 15 años con todo tipo de nuevas técnicas quirúrgicas y medicamentos. Yo me sentía confiado de que todo iba a salir bien”.

(El Sr. Dursum fue referido a Murugesan Manoharan, M.D., jefe de cirugía oncológica urológica y director de cirugía urológica robótica en Miami Cancer Institute, parte de Baptist Health South Florida. Los exámenes adicionales confirmaron que el cáncer estaba localizado en el perímetro de la próstata del Sr. Dursum, donde se encuentra con la vejiga. Afortunadamente, no se había regado. El cáncer prostático es bastante propenso a regarse a otras áreas del cuerpo – especialmente los huesos, donde puede ser aún más difícil de tratar, según el Dr. Manoharan.

Porque el Sr. Dursum estaba de otro modo saludable y en buen estado físico, y se podía esperar razonablemente que pudiera vivir hasta sus ochenta, el Dr. Manoharan no recomendó la radioterapia.

“Si por algún motivo su cáncer fuera a reaparecer, no podríamos usar radioterapia en la misma área más adelante”, explicó el Dr. Manoharan. En vez, él recomendó una prostatectomía radical robótica, un procedimiento mínimamente invasivo que remueve la glándula prostática por completo mientras preserva la función sexual.

Para los cirujanos, los procedimientos robóticos permiten más destreza y más precisión. Los pacientes también se benefician de las incisiones más pequeñas, menos sangramiento, estadías más cortas en el hospital y recuperaciones más rápidas. De hecho, la mayoría de los pacientes salen del hospital al día siguiente y pueden volver al trabajo dentro de pocos días.

El Sr. Dursum evaluó sus opciones y decidió tomar la recomendación del Dr. Manoharan. Su operación tuvo lugar en febrero del 2018.

“Aunque mi única otra cirugía fue para repararme una hernia hace cinco años, no tenía miedo ni estaba preocupado del todo” dijo el Sr. Dursum. “Mi presión sanguínea antes de ser entrado al quirófano estaba completamente normal”.

Su cirugía fue todo un éxito y tanto el médico como el paciente estuvieron satisfechos con los resultados.

“El Sr. Dursum tuvo un resultado excelente”, dijo el Dr. Manoharan. “Cuatro pruebas separadas de PSA a través del pasado año han demostrado que su cáncer no se le ha regado a ninguna otra parte del cuerpo. Vamos a seguir monitoreándolo cada seis meses, pero me siento humildemente agradecido de poder decir que él está libre de cáncer”.

josepimentelmunoz@hotmail.com

Facebook Comments