¿Quién silenciará a Faride Raful?

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) ha presentado ante la población una actitud gazmoña, para brindar cierto apoyo a los planteamientos de la Diputada Faride Raful, con respecto a los pagos hechos por el gobierno a Joao Santana y su esposa Mónica Moura. Es evidente que el problema, a mi entender, no es el monto ni la época en la que fueron erogados, sino a quien se le entregaron.

De forma enérgica, continua y bien presentada la Diputada explayó sus articulaciones para arrinconar al Presidente Medina y exigir que se formase una comisión que investigue los hechos imputados. Producto de la mayoría mecánica que el PLD tiene en el congreso esto se hizo de carácter imposible. Pero algo que pocos notaron es que el más afectado con estos comentarios, de una verdadera oposición, no fue el Presidente Medina – a quien se le atribuye el hecho – sino el mismo PRM y sus dos aspirantes eternos Luis Abinader e Hipólito Mejía.

(Al momento de decir lastimados, debo expresar, que me refiero a los movimientos que partir de ahora iniciarán tanto Luis como Hipólito, púes es notorio que el Presidente Medina resultó lacerado con estas declaraciones) En el último balotaje electoral se develizó que más de un 35% del electorado favorece que el PRM haga gobierno. Aún así y frente a los diversos escándalos que han azotado la regencia del PLD, dicho partido opositor no ha sido capaz de concitar una estrategia que aglutine los segmentos que desean una salida del PLD, por la vía electiva, y en concomitancia obtener una victoria con el sufragio mayoritario.

Prueba de lo expresado en el párrafo anterior es que en vez de imbuirse en labores de organización, planteamientos, unificación y estrategia, el PRM ha colocado sus esfuerzos en identificar quién debe ser su candidato para el año 2020; por ejemplo el PRM, a pesar de ya recibir dinero suficiente de parte de la JCE, no cuenta con locales habilitados en muchos municipios del país. A pesar de que se respira cierto aire de renovación, en ese partido, recordemos que fue fruto de un acuerdo de aposento y no de la expresión libre de las bases de esa agrupación.

El auge que tomó la Diputada Raful al momento de plantear los citados pagos, generó que se encandilara el apoyo (supuesto) de Luis Abinader y el silencio de Mejía. Aunque tanto Abinader como Mejía no mostraron intención de aspiraciones a cargos de dirección en el PRM, estos fueron los que decidieron quien se montaba y quien se iba a pie. Con la clara intención de aparejar sus estructuras para buscar la nominación presidencial, éstos se han olvidado que al gobierno se le debe enfrentar y luego ver quien debe ser el candidato que canalice los desencantos de la población.

En ese escenario es que el Presidente Medina y el PLD están totalmente confiados. Partiendo de la tesis de que en el espectro práctico ni Abinader ni Mejía permitirán que otra figura surja como tercera opción o vía; éstos buscaran mediante argucias y truculencias del viejo caudillismo-partidismo silenciar poco a poco a la Diputada Raful. Para los que creen que no es así, recordemos que el PRM de hoy es el PRD de ayer. Además lo que debió ser la bandera de discurso de todo el PRM, incluyendo sus líderes (Luis e Hipólito), fue sólo la arenga de Faride y Paliza.

Facebook Comments
CATEGORIES
TAGS