´España ya no es el paraíso soñado para los subsaharianos´

Haseen Boubakri

Profesor de Geografía de la Universidad de Susa (Túnez) 

 

J. HERNÁNDEZ ¿Cuál es su aportación al libro?
Colaboro con un artículo que recoge el testimonio de un visitante de presos de confesión cristiana en las cárceles tunecinas, y de una familia de Costa de Marfil con el estatus de refugiado que sin embargo fue expulsada. También escribo sobre los métodos utilizados por estos inmigrantes para llegar a Túnez y sus formas de asociarse para defenderse del control policial.

¿Cómo está ahora Túnez?
Existe una gran preocupación, mucha desconfianza y miedo de que los regímenes islamistas se instauren en el poder durante muchos años, de la misma forma que los anteriores gobiernos autoritarios, sobre todo si reciben el apoyo de gobiernos como el de EE UU por intereses geopolíticos. A pesar de este pesimismo, la sociedad civil tunecina está en buen estado de salud y es fuerte para presionar al ejecutivo actual y cambiar el curso de sus decisiones. Es la más consolidada del mundo árabe. Uno de sus logros ha sido que el partido principal haya dado marcha atrás en su iniciativa de incluir la sharia como fuente de la Constitución.

¿Y las migraciones?
En Libia existe un problema de racismo y violación de los derechos humanos de los inmigrantes subsaharianos. En Túnez, por ejemplo, ya no hay expulsión de los inmigrantes hacia el sur, como en Marruecos o Argelia. Por primera vez, existe un campamento para refugiados que acoge a 2.500 personas. Como no existe ley de asilo, piden su reinstalación en países como Alemania, EE UU y países escandinavos. A Túnez no le interesa una ley de asilo. Actualmente no hay represión, pero las leyes represivas de tiempos de Ben Ali pueden regresar en cualquier momento.

¿Qué papel juega España en este fenómeno?
Debido a la crisis, España ya no tiene el atractivo de años atrás. No obstante, ofrece asistencia sanitaria y otros servicios, y cumple las leyes básicas del inmigrante: ir hacia algo mejor, aunque sea marginalmente mejor. España, como Italia, es ahora considerada como un país de tránsito de esta inmigración que busca el sueño de una vida mejor en otros países europeos.

¿Ve algún paralelismo entre la involución de España y la situación de los subsaharianos?
España ya no es el paraíso soñado, pero hay que cruzarla si se quiere llegar a otros países de Europa. Hay emigrantes tunecinos que sueñan con ir a Europa. Saben que en España sólo pueden aspirar a trabajos precarios. Cuanta mayor es la crisis, menos tiempo permanecen aquí. Estas aspiraciones se pueden ver enfrentadas a las políticas del espacio Schengen.

¿Qué inventan las mafias?
Estas redes no sólo trafican con subsaharianos, también con tunecinos y magrebíes. Un ejemplo es cuando un barco tunecino naufragó en la isla italiana de Lampedusa. Estas redes en Libia siguen desarrollándose. A esto se suma que cada vez hay un control europeo más férreo de la otra orilla y, por consiguiente, crece la tragedia: se multiplican las redes de tráfico de inmigrantes, las principales víctimas, al estar entre los dos fuegos.

¿Saldrá África de la pobreza?
Por el momento la cosa está muy difícil. Hay esperanza, pero son solo buenos deseos. Lamentablemente, hay muy pocos países subsaharianos que puedan escapar a la definición de tercer mundo.

¿Y los países árabes conquistarán la plena libertad?
Tres cuartas partes de países árabes siguen bajo regímenes autoritarios. En los países donde han ocurrido las revueltas hay una explosión de libertades, de expresión y políticas. Pero este principio está amenazado por los nuevos actores de la escena política, en particular los islamistas, y se está pasando de primavera árabe a un otoño o invierno, como es el caso de Egipto.

¿Cómo ve la situación siria?
Para un modernista como yo, es una situación difícil. El anterior gobierno era laico, lo cual apoyamos, pero corrupto y autoritario. En caso de que se instaure allí un sistema conservador islamista, otros países podrían verse perjudicados.

 

27 sep/amodom/ diarioinformacion.com

Facebook Comments