¿Matrimonio con un inmigrante? Los matrimonios exogámicos están a la orden del día

Los matrimonios exogámicos (de diferentes nacionalidades) están a la orden del día, y en aumento. Al contrario que los endogámicos (entre personas de la misma nacionalidad), éstos están determinados por un mayor número de variables como la lengua, la proximidad geográfica, la misma religión o haber estudiado en España.

Cada vez son más comunes los matrimonios entre individuos de diferentes países, y en el caso español con el condicionante de que las mujeres tienen más en cuenta que el extranjero con quien se casen tenga, como mínimo, estudios superiores, algo que no sucede con los hombres.

Así lo demuestra el estudio sobre las estrategias matrimoniales realizado por un equipo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Según explica María Sánchez-Domínguez, investigadora de la UCM y coautora del estudio que publica la Revista ‘Internacional de Sociología’, en éste se determina las singularidades de las uniones endogámicas y exogámicas en España.

Por ejemplo, los inmigrantes que desarrollan aquí sus estudios tienen menos propensión a casarse con personas de su mismo país de origen porque en sus grupos de interacción hay más españoles. Además, aquellos que no tienen nacionalidad española en el momento de casarse también son los que tienen mayores probabilidades de casarse endogámicamente.

ARGENTINOS Y COLOMBIANOS, LOS MÁS EXOGÁMICOS

La exogamia matrimonial es un indicador del grado de integración social de los inmigrantes. Los más exogámicos son los argentinos y los colombianos. La proximidad lingüística y cultural propicia que los intercambios matrimoniales con población española sean más elevados “porque se consideran entre sí como iguales”, comenta la investigadora.

Además, se observa que las mujeres brasileñas, dominicanas, cubanas y colombianas se casan en altos porcentajes con españoles justo el año en el que llegan a España, un fenómeno denominado ‘novia importada’.

LA ENDOGAMIA, MAYOR ENTRE INMIGRANTES CON MENOR EDUACIÓN

Al contrario, los expertos explican que los marroquíes son los más propensos a la endogamia matrimonial, seguidos por la población rumana y la ecuatoriana. Además, ésta se ve disminuida conforme aumenta el tiempo de permanencia en el país. Mientras ésta es mayor entre los inmigrantes con menor educación, existe mayor exogamia en los inmigrantes que tienen un nivel de estudios universitario.

“Los marroquíes son muy endogámicos y utilizan el matrimonio para poder reunificar más tarde a su pareja dentro de la sociedad española. Su comportamiento habitual es que el hombre marroquí viene a España soltero, tras un tiempo regresa a Marruecos para casarse con una mujer marroquí, vuelve a España sin su cónyuge y, más tarde, reunifica a la mujer dentro de la sociedad española”, declara Sánchez-Domínguez.

El 64% de los inmigrantes marroquíes han llevado a cabo dicha estrategia. Según los expertos, la religión, así como la proximidad geográfica, es un factor determinante a la hora de explicar este fenómeno.

AUMENTO DE LA ENDOGAMIA DESDE EL 2000

Otro factor que influye en el matrimonio endogámico es haber llegado antes o después del año 2000. “Este es el año en el que España comienza a ser un país de recepción de inmigración”, explica María Sánchez-Domínguez.

La endogamia matrimonial es mayor para aquellos inmigrantes que han llegado después de este año, de modo que al ser mayor el colectivo de inmigrantes, también aumenta la endogamia al haber más personas de la misma comunidad étnica.

Facebook Comments