EE.UU. recibirá un millón de inmigrantes del Caribe hispánico en esta década

San Juan, 22 sep (EFE).- Estados Unidos recibirá cerca de un millón de inmigrantes provenientes de Cuba, la República Dominicana y Puerto Rico durante esta década, según las proyecciones del antropólogo boricua Jorge Duany.
El catedrático de Antropología de la Universidad de Puerto Rico dijo hoy a Efe que esa previsión se toma teniendo en cuenta que entre 2000 y 2009 llegaron a Estados Unidos provenientes de esos tres territorios 1.046.000 inmigrantes.
Duany dijo que dada la difícil situación económica por la atraviesan esos tres territorios de habla española no es de esperar que decaiga el flujo hacía Estados Unidos, tema que aborda en su nuevo libro publicado en inglés «Blurred Borders: Transnational Migration between the Hispanic Caribbean and the United States».
El antropólogo, que traduce su último trabajo como «Fronteras borrosas: Migración trasnacional entre el Caribe Hispánico y Estados Unidos», publicado por la Editorial de la Universidad de Carolina del Norte, explica que los tres países coinciden en presentar una perspectiva económica desalentadora.
La falta de empleo y horizonte llevó a 399.000 puertorriqueños a tierras estadounidenses entre 2000 y 2009, seguidos por 329.000 dominicanos que hicieron las maletas hacia el norte y 318.000 cubanos que también terminaron en ese país.
La década anterior, entre 1990 y 1999, ya significó un movimiento migratorio destacado hacia Estados Unidos, adonde llegaron en conjunto de esos tres países 860.000 personas.
Los dominicanos fueron entonces el grupo más numeroso con 365.000 inmigrantes, seguidos por 325.000 puertorriqueños y 170.000 cubanos.
Duany destaca que resultado de ese flujo hacia el norte, que analiza con datos desde el inicio del siglo XX, hay hoy en Estados Unidos, de acuerdo con el Censo 2010, 7,8 millones de inmigrantes de los tres territorios caribeños de habla española analizados.
La comunidad mayoritaria es de forma destacada la puertorriqueña, con 4,6 millones de individuos que superan largamente a sus compatriotas que permanecen en la isla, 3,7 millones.
Los cubanos se sitúan por detrás con 1,7 millones de sus ciudadanos en Estados Unidos, mientras que los dominicanos suman 1,4 millones.
El libro del antropólogo resalta la diferencia cuantitativa que el proceso migratorio ha tenido para los tres países, ya que tomando como referencia 2008 aproximadamente uno de cada ocho cubanos y dominicanos vivía en Estados Unidos.
Esa cifra contrasta con el más de uno de cada dos puertorriqueños, lo que se explica por ser éstos ciudadanos estadounidenses que pueden circular libremente por el país norteamericano.
El éxodo puertorriqueño en masa arrancó durante los años cuarenta del pasado siglo, se intensificó en la década de los cincuenta y se redujo en los setenta para tomar fuerza, de nuevo, en los ochenta.
El volumen de emigrantes dominicanos fue relativamente pequeño hasta la década de 1960, pero se intensificó paulatinamente desde entonces.
La emigración cubana hacia Estados Unidos se remonta a fines del siglo XIX, con el flujo de obreros del tabaco a Tampa, donde en aquella época se concentraba el cultivo de ese producto.
La revolución cubana de 1959 supuso, no obstante, el inicio de una emigración masiva hacia los Estados Unidos que alcanzó su pico entre 2000 y 2009 con 318.000 personas.
El libro del profesor puertorriqueño aborda además las consecuencias económicas de ese movimiento migratorio, en especial el efecto de las remesas enviadas por los trabajadores desplazados hacia sus lugares de origen.
El texto destaca que las remesas financian pequeñas empresas y otras actividades productivas en los países receptores.
Desde 1970, las remesas dominicanas se han multiplicado más de cien veces y en 2009 los emigrantes de ese país enviaron a su territorio de origen cerca de 2.800 millones de dólares, excediendo el valor de las exportaciones de ese estado.
Las remesas a Cuba aumentaron más de 20 veces entre 1989 y 2008, de 48 a 986 millones de dólares, mientras que en el caso puertorriqueño pasaron, entre 1970 y 2009, de 95 a 365 millones de dólares.

Facebook Comments