El discrimen de la comunidad dominicana en Puerto Rico

Politólogo Internacional residente en Puerto Rico

Por. Tirso Rafael Castillo María.

A diario vemos como las autoridades en las diferentes ramas de la administración pública, dan un trato inhumano a los inmigrantes que raya con cualquier postulado de la solidaridad internacional; aunque se dice que no hay discrimen o un trato desigual para los inmigrantes en Puerto Rico, pero no es menos cierto que igual o parecido no es; es bueno señalar que este maltrato o discrimen se hace más latente o palpable si la persona no posee una condición económica estable, solo habría que investigar que está pasando y cuales son trabas que se enfrentan los inmigrantes que desean hacer una carrera profesional o simplemente terminar su cuarto año, cuando debe buscar de la asistencia de los servicios de salud, que en la mayoría de los casos le son negados no importando la suerte que puedan correr, cuando son intervenido por la policía por cualquier pequeña infracción de tránsito y son tratados peor que cualquier criminal, cuando son llevados ante un juez para cualquier asunto que debe ser juzgado, en las mayorías de los casos parecería que existieran dos tipo de norma procesal judicial, una para los locales “Puertorriqueños” y otra norma para los que son inmigrantes no importando su condición legal en la Isla.

Los policías Estatales y Municipales de San Juan tienen a los inmigrantes como si fueran su alcancías, en especial a los dominicanos; los policías del Municipio de San Juan llenan de tiques a cualquier inmigrantes por la más mínima infracción que en las mayorías de los casos son insignificantes, en algunas situaciones alegan que los tintes de los vehículos están muy oscuros, pero a veces estos mismo policías realizan sus rondas cerca de los puntos de drogas, y ven los carros de los carreros de la droga con los vidrios más oscuros que la noche; y no se atreven hacer lo que hacen con los inmigrantes, es de nuestro conocimiento que se le han fabricado caso criminales a inmigrantes sin las mínimas pruebas para sustentar tales acusaciones.

Pero han habidos fiscales que se han prestados a esta falsa en contra de los inmigrantes, en el presente unos han podidos probar sus inocencias y otros están en los fríos calabozos por ser inmigrantes y no tener recurso económico para pagar una buena defensa, es muy fácil para un policía o fiscal instrumentar un caso a un inmigrante, la carga de defenderse legal y económica es para el inmigrante; al policía no le cuesta nada porque quien sustenta la querella es el estado y los fiscales para quien trabajan, podríamos decir que en cierto caso los policías que cometen esta acción mejor salen ganancioso de la misma.

Sería interesante saber porque el formulario para abrir cualquier expediente judicial, el mismo se solicita establecer la nacionalidad de la persona como una de su pregunta más importante, a la verdad que no sé sabe qué propósito tenga esa pregunta; que no sea saber con qué vara judicial te voy medir y la respuesta no puede ser otra que la que consta en dicho formulario “la del discrimen”, esta es una de la situación que con frecuencia se presenta, en especial en la comunidad dominicana y otros grupos de inmigrantes en Puerto Rico, esta es una situación muy grave de discrimen porque estamos hablando del sistema Judicial y de jueces que están ahí para juzgar las pruebas que son llevadas ante ellos, las cuales casi siempre dejan de tener importancia si estas favorecen al ciudadano inmigrante que va en busca de justicia.

La peor injusticia se comete al etiquetarlo como inmigrante para que su verdad deje de tener importancia, pero no podemos dejar fuera al Departamento de Justicia con su batería de fiscales, que cuando un caso envuelve algún inmigrante no le dan importancia y cometen errores procesales, con el pleno conocimiento jurídico que al momento del juez considerar las pruebas, la justicia que debió favorecer al inmigrante nunca llegara porque no presento o defendió su caso “ el caso del inmigrante” como debía haberlo hecho, las mayorías de los fiscales no les interesa ganar casos de inmigrantes y por eso realizan una frágil o débil defensa de las pruebas que presentan ante los jueces, óigame les sueltan la responsabilidad a los jueces que finalmente determinan la penalidades de acuerdo a las presentación y defensa de las pruebas de los fiscales.

Se podría considerar y tal vez estemos cometiendo un error, le decimos que no; porque de cierto modo y forma existe una complicidad en la estructura judicial para perjudicar a los inmigrantes, y si esto no es así que nos digan cómo es posible que el caso de la joven dominicana Franchesca Duarte el agresor delincuente sale por la puerta ancha, existían las pruebas concisa y precisa, testigos oculares del caso, entonces que paso aquí hay discrimen o no hay discrimen, excúsenme es que pase por alto el no decirle que el agresor delincuente es un “ Puertorriqueño” del bajo mundo, no un Puertorriqueño serio y trabajador, hermano y amigo que los hay por montones en la Isla, creo que esa fue la diferencia para que la juez y la fiscal parecería que actuaran en complicidad en el caso de la joven Franchesca Duarte.

Facebook Comments