La Extraña, nuevo espacio para el drama en el cine local

La Extraña, nuevo espacio para el drama en el cine local

 _DSC1592

José Rafael Sosa

 

Santo Domingo.- La Extraña es un cine que introduce con elegancia y efectividad el aliento de lo dramático  singular en un  quehacer audiovisual dominicano  que  generalmente opta en por la comedia como opción para ganarse la gente, lo que le implica, al mismo tiempo, ser riesgo y posibilidad de nuevas opciones para el público.

César Rodríguez,  publicista y director  dominicano  radicado en Puerto Rico ofrece una película digna con buen criterio profesional para el empleo de los lenguaje del cine, acompañado de un magnífico elenco (pese a los altibajos interpretativos que se siente en un par de momentos) auxiliado de un equipo técnico al que saca provecho para tener un producto fílmico digno y exportable.

La Extraña  es una producción impresiona por su técnica, actuaciones y discurso dramático inusual. Se trata del  primer “remake” (nueva versión de una película realizada anteriormente- es demostrar que el drama con sello nacional tiene cabida el cine dominicano siempre que se trabaje con criterio, sobre un concepto definido, con un elenco consciente de sus responsabilidades y aprovechando con sensibilidad e inteligencia los recursos del cine. Se estrena este jueves en los cines.

La Extraña, producida por la Compañía Internacional Dominicana en colaboración con Karibe Entertainment y Kemasi Films, con Sergio Gobbi,  Leo Proaño y Joan Giacinti como responsables de la producción, logra un aliento de drama, intriga y amores cruzados, con suficiente fuerza como para tocar las audiencias y prenderse en el gusto del público. Es el mismo complejo de producción que nos entregó Cristo Rey (Leticia Tonos, 2012).

Rodríguez tiene en esta cinta su primera gran oportunidad de involucrarse con el talento criollo, procurando una película de horizontes mundiales.  El director alcanza con La Extraña su  trabajo fílmico más depurado, haciendo distancia de  excepción de su ensayo de arte Ruido (2006, Premio Especial por sonido en Festival de Montreal)

Hecha en un destino internacionalmente prestigioso como Casa de Campo, le ofrece un marco adecuado para ser asimilada en otros puntos y, particularmente en Francia, y Estados Unidos, países emisores de mucho turismo a ese complejo.

Actoralmente se siente la fuerza y el equilibrio de roles, pero quien más nos impacta es Laura  García Godoy, camaleónica y de una presencia que marca pantallas.

Perozo, eje de la historia, logra diferenciarse de los roles más juveniles que ha hecho recientemente y particularmente de lo que concreta en Al Sur de la Inocencia (Héctor Manuel Valdez, 2014) aun en pantallas.

Yorya Castillo aprovecha su capacidad dramática en uno los papeles con más fuerza debe impulsar su carrera. Evelina Rodríguez que impregna la pantalla con su presencia hermosa y enigmática, está bien, aun cuando  sentimos pierde en un par de instantes, su personaje.

En lo técnico resalta sobre todo la fotografía de ambientes y los enfoques a sus personajes, la música utilizada con acierto y una edición que sirve aporta a la agilidad e intensidad de las escenas.

El  reparto  se completa con actuaciones en el punto en que deben estar por parte de  Luis José Germán, Yorya Castillo, Crystal Jiménez, Mario Peguero, Auro Sónico, Yelitza Lora, Enrique Quailey y Moisés Trinidad.

Sinopsis: Alberto Caba, el dueño de una editorial en Santo Domingo, está traumatizado sobre el accidente de su ex esposa Gaia tuvo después de su divorcio. Gaia está en la cama en un hospital donde Alberto visita cada semana. Abrumado por su trabajo y el estado de su ex mujer a quien todavía ama, Alberto decide escapar a Casa de Campo, donde su familia tiene la propiedad. En la entrada se encuentra con una mujer hermosa con el nombre de Rosa. Esto da inicio a una relación ambivalente en el que Alberto no sabe si está viviendo una pesadilla o un sueño.

La Extraña será una nueva versión del filme francés L´e etrangere,,que produjo Sergio Gobbi en 1968, que le  permitió entrar por la puerta grande a los estudios Paramount Pictures de la mano de Charles Bluhdorn, quien luego de haberle comprado los derechos internacionales del film, lo contrató para producirle otras tres  películas.

 

Facebook Comments