Las elecciones 2016 y un resultado ya conocido.

Las elecciones 2016 y un resultado ya conocido.

Por: Lic. Luis Columna Solano./Politólogo.

Desde años atrás la oposición política como alternativa real de poder ha desaparecido al tiempo que las venideras elecciones generales, serán una especie de «clavo pasao» para el partido de gobierno y el actual presidente de la República, quien se presenta a la reelección para un segundo periodo constitucional.

El desguañangue de la oposición política dominicana tiene su origen en la Convención 2010 del Partido Revolucionario Dominicano donde resultó vencedor el ex presidente de la República Hipólito Mejía, tras derrotar a Miguel Vargas Maldonado, quien a partir de ese momento se convirtió en el principal verdugo del candidato presidencial de su partido para el certamen electoral del 20 de mayo 2012.
Desde entonces a la fecha, la otrora amenazante oposición dejó de ser un problema para un reinante PLD desde 2004 en la Jefatura del Estado.

Estas elecciones venideras serán solo para legitimar según la Constitucional las acciones del nuevo gobierno de presidente Danilo Medina, algo muy parecido a recen encuentro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana que en apenas poco menos de una hora, eligió al candidato presidencial, juramentó la Comisión Nacional Electoral y ratificó el acuerdo de unidad firmado entre Leonel Fernández, presidente de la organización, Danilo Medina, presidente de la República y el Comité Político.

Dicho todo esto, solo un hecho inusual de ebullición social e inesperado, podría cambiar el esperado resultado electoral 2016 y a juzgar por el cuidado de la imagen del gobierno y la excelente política de comunicación del ejecutivo central, es casi imposible que Danilo no se juramente nueva vez como presidente de la República el 16 de agosto del 2016.

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) Luis Abinader aun no ha prendido en seno de un electorado que está encantado con el estilo de Medina, quien por tercera vez consecutiva aparece al frente de los presidentes mejor valorados de la región caribeña y el resto de latinoamericana. Otro candidato presidencial imperceptible ante los ojos de ese mismo electorado, es Federico Antún Batlle del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) quien no ha desaparecido del escenario político gracias a su alianza con el PLD. Este partido y su candidato no son tomados en cuenta por ninguna firma encuestadora.

Igualmente casi invisible, pero que pensó podría convertirse en opción de poder fue el dirigente político Guillermo Moreno del Partido Emergente «Alianza País» quien se pasó dos años y siete meses explotando negativamente la imagen del ex presidente Leonel Fernández y al enterarse que este no seria el candidato del PLD para el 2016, simplemente se quedó sin discurso ante el virtual candidato y actual presidente del país.

Este fenómeno la última vez que se experimentó en nuestro país, ocurrió en 1995 cuando Leonel fue escogido por vez primera candidato presidencial del PLD. Para aquel entonces el hoy fallecido José Francisco Peña Gómez en su condición de candidato presidencial del PRD, crecido y confiado en su liderazgo, olvidó que Joaquín Balaguer ya no era candidato a la presidencia e ignoró a Fernández y enarboló un discurso anti balaguerista y cuando quiso reconocerlo, ya Leonel estaba incrustado en los tuétanos de un electorado predominantemente joven.

En cambio, Miguel Vargas Maldonado para salvar las siglas del glorioso partido del Jacho encendido, se ha visto compelido a renunciar a su candidatura presidencial y plantearse un pacto de Estado con el presidente de la República y el PLD, acuerdo que le garantizaría mantener la actual cuota de poder en los Ayuntamientos y en el Congreso Nacional, así como entrar al Poder Ejecutivo en importantes posiciones que ahora no tienen y cambio, todos seremos testigos de ver el rostro del presidente Danilo en la boleta electoral perredeísta y en el lugar uno de la misma.

Facebook Comments