Las ruinas del primer monasterio de América

 

188r01

Entre muros de arcilla marrón rojiza, se encuentran los restos del primer Monasterio que albergó América, las Ruinas de San Francisco; una emblemática estructura que fue testigo de los más de 500 años de historia de Santo Domingo.
Ubicadas en la Ciudad Colonial, las ruinas forman parte del Patrimonio Dominicano protegido por la ley. Hoy, las ruinas son utilizadas para eventos sociales y culturales, y sus visitantes pueden disfrutar de la música y el calor de la gente.

Arquitectura

La estructura del que fuera un monasterio del siglo XVI, combina estilos diferentes.

Por fuera, sus altas paredes de piedra y arcilla, poseen un estilo renacentista, con detalles tallados a mano y un portón forjado en hierro al estilo postclásico.

Por dentro, reinan los detalles góticos, plasmados en las vigas que soportaban la estructura y en las ventanas construidas como arcos abocinados, para tirar las ballestas desde ahí, así como en una mezcla de azulejos en el piso.

El monasterio constaba de tres partes: el Convento, la Capilla de la Tercera Orden de los Franciscanos y San Francisco el viejo.

Una de las partes que aún perduran es la división, donde se notan los restos de techo que han sobrevivido el maltrato de los años.

Historia

El Monasterio de San Francisco fue creado a partir del 1508 con la llegada de los primeros franciscanos a la isla, bajo la orden de Nicolás de Ovando.

Fue terminada el 23 de julio de 1556 y bautizada por los habitantes como “La Casa del Diablo”, por su diseño parecido al de un fuerte militar.

Dentro de esta fortaleza, la orden franciscana educó al Cacique Enriquillo, el último cacique, quien luchó contra los aventureros españoles que colonizaron la isla.

Un tiempo después, fue saqueada por el pirata inglés Francis Drake (1586), y azotada por la fuerza de la naturaleza con terremotos que quebrantaron su estructura (1673 y 1751) y con el ciclón San Zenón (1930).

Sin embargo, parte de su estructura se mantuvo en pie y fue usada por los ciudadanos como manicomio, bautizado con el nombre de Padre Billini.

Según los historiadores, en la entrada principal del monasterio fue sepultado Alonso de Ojeda, capitán descubridor de “Tierra firme”, y allí fueron encontrados los restos de Bartolomé Colón.

 

29mar/amodom/ accessdr.com

Facebook Comments