Mourinho: ¿Punto y final en Madrid?

Jose_Mourinho_t670x470

Crecen los rumores sobre su salida después del fracaso en la Champions

 

Además de no dejar indiferente a nadie, si algo tienen en común los ciclos de José Mourinho es que nunca superan las tres temporadas.

La eliminación del Real Madrid a manos del Borussia Dortmund en las semifinales de la Liga de Campeones incendió el martes 30 de abril los rumores sobre una posible salida del técnico portugués.

Mourinho mide muy bien sus gestos. Aunque dijo que tomará la decisión sobre su continuidad a final de temporada, su respuesta más prolija de las múltiples formuladas por la prensa en relación a su futuro fue en inglés.

«Sé que en Inglaterra soy muy querido. Me quieren mucho, sobre todo en un club», dijo Mourinho en alusión al Chelsea, aunque sin mencionarlo. «En España la situación es diferente, alguna gente me odia. Y muchos de ellos están en esta sala», añadió en referencia a la mala relación que mantiene con un sector de la prensa.

Casi sin opciones en liga, donde le separan 11 puntos del Barcelona con sólo 15 en juego, el Madrid tiene su próxima cita importante en la final de la Copa del Rey contra el Atlético de Madrid, el 17 de mayo.

Mourinho, de 50 años, cerrará en junio su tercera campaña en la capital española y la sensación extendida desde hace meses, pasara lo que pasase en la campaña europea, es que no cumplirá el contrato que le ata al club blanco hasta 2016.

«Hemos hecho un equipo fantástico y el Madrid es un club fantástico», comentó. «No he tomado la decisión sobre mi futuro, porque tengo un contrato. Pero más que el contrato, que en el mundo del fútbol se rompen cuando quieres, es el respeto que tengo por el club y el presidente».

«Quiero jugar la final de Copa, ganar, terminar segundo en liga, finalizar la temporada y decidir con el presidente Florentino Pérez, mi amigo», añadió.

Para bien o para mal, la huella de Mourinho es perdurable. Y no por ocupar un banquillo durante largos periodos de tiempo. Si no todo lo contrario. Poco más de dos temporadas en Porto y Chelsea, y solo dos en el Inter de Milán. Pero siempre con resultados excelentes.

En Madrid no lo ha tenido fácil. Sus defensores idolatran el sello ganador que ha impreso al equipo. Sus detractores le acusan de dividir el vestuario y critican que a pesar defender el resultado por encima de todo, sus números no son tan espectaculares.

Mourinho llegó a Madrid en junio de 2010. El presidente Florentino Pérez tenía argumentos de peso en la contratación. El técnico acababa de coronar al Inter como campeón de Europa por primera vez desde 1965. Pero es que además, lo hizo tras doblegar al todopoderoso Barcelona de Pep Guardiola en unas semifinales para el recuerdo.

No era un momento fácil. El Barsa dominaba el fútbol español y se advertía una distancia sideral entre el Madrid y su archirrival catalán.

Mourinho se presentó como el hombre capaz de acabar con la hegemonía barcelonista y pelear la ansiada décima Copa de Europa con la que sueña el madridismo desde su última victoria continental en 2002.

 

eltiempolatino.com

Facebook Comments