“NADIE SE AHORCA CON LA SOGA AJENA”

Por Olga Capellán.-

 

UNIÓN EUROPEA.-No hablaré sobre política porque estoy esperando que se haga lo que nunca se hiso, creo en las palabras de nuestro señor presidente Danilo Medina, un hombre de temple y humano y, sobre todo de grandes cualidades morales, un gran profesional y trabajador, padre, esposo é hijo, quien se encargará de sacar a nuestro país (la República Dominicana) de la pobreza, según prometió en la pasada campaña electoral.

No creo que haya ofendido a nadie durante nuestro quehacer periodístico, pero si por casualidad alguien así se sintiese por nuestra parte, me quito el sombrero y pido excusa, pues no hemos estado en el  ánimo de ofender a tal o cual persona porque somos gente de fe cristiana, sin embargo quiero aclarar que ningún individuo se debe ahorcar con la soga ajena.

No somos del agrado de todo el mundo, solo somos humanos y como tal actuamos para bien o mal, escribimos sobre temas triviales, cosas que pasan en el trajín diario, rogamos a todos aquellos que consideren que nuestros comentarios no estén acordes con la verdad, todos ellos están llamados a desmentir o a callar para siempre, hasta este momento nadie ha podido rebatir nuestros conceptos, al menos en público.

Cuando emitimos un juicio de valor sobre tal o cual cosa, lo hacemos apegado a la verdad en base a las investigaciones a través de los libros, consultas y entrevistas personales, y porqué no mediante el uso de la tecnología moderna del Internet, un periodista profesional jamás se avoca a la especulación, aunque ciertas actitudes de determinados personajes se presten para tales cosas.

Recientemente recibí una comunicación de un pariente  cercano de una persona de aquellas que están sentadas en el tren gubernamental, la misma me hacía ciertas advertencias de la inconformidad de su pariente en relación a nuestros escritos en la prensa, resulta que yo particularmente nunca he mencionado el nombre de esa persona a quien se refiere el remitente de la misiva en mis trabajos periodísticos, es por tales razones que dichas similitudes son puras coincidencias y como dije anteriormente, nadie se debe ahorcarse con la soga ajena.

La misiva es toda una joya, pues aunque es de carácter privada contiene informaciones muy valiosas para cualquier futuro, es por ello que la conservo cuidadosamente y quién sabe si le puedo dar algún buen uso.

En el pasado no muy reciente escribí un trabajo de opinión donde hice referencia a una figura pública relacionada con el accionar de esa persona desde los tiempos de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina, esa persona no se inmutó, tampoco desmintió porque los hechos históricos están ahí plasmado al alcance de todo.

Ese escrito al que me refiero me hiso merecedora de insultos personales, los comentarios más impúdicos que se pueden hacer sobre una persona a través de cualquier medio de comunicación, sin embargo nunca he hecho caso y muchos menos he utilizado los servicios secretos del Estado para saber la procedencia de los mismos, porque somos humanos y sabemos que solo al albor que da buenos frutos se le tiran piedras.

A pesar de las advertencias y más que advertencias yo diría que se tratan de fuertes amenazas contra nuestra persona, sin embargo quiero dejar saber de que nada detendrá o amedrentará a mi persona, simplemente vivo la vida que me ha tocado vivir.

Soy pobre a pesar de haber estudiado y poseer varios títulos y he trabajado dentro de nuestras posibilidades, tanto dentro como fuera de la República Dominicana, pero convencida estoy que con el trabajo serio no se hace rico nadie, sin embargo admiro mucho a todas aquellas personas que lo han logrados aunque sea por un golpe de suerte o la misericordia de Dios.

Por último, solo deseo reiterar que nuestro trabajo lo hacemos con la mejor intención sin animadversión alguna y apegado a la verdad. Ah! Y quiero que sepan también que llevo puesto una “PIEL DE ELEFANTE QUE ME SIRVE DE CORAZA”.

 

 

Facebook Comments