Obama y la Reforma Migratoria

Por TIRSO URBAEZ

La orden de protección temporal del presidente Barack Obama para los estudiantes indocumentados les permitirá estudiar y trabajar en libertad condicional y será renovable cada dos años. Este es el primer gran inicio del proceso de sanación emocional de sus heridas debido a que por fin alcanzan a ver al final del túnel del tiempo la luz de un futuro mejor.

Estos talentosos jóvenes marginados de las mejores oportunidades de la sociedad americana al carecer de un estatus legal ven el gobierno de Obama con gran simpatía y al Congreso con mucha fe y esperanza de que haga justicia con su causa producto de un acuerdo bipartidista de demócratas y republicanos.

El escenario político está preparado para que el Congreso norteamericano discuta y apruebe el acta del sueño y la tan esperada reforma migratoria integral. El voto latino fue muy elocuente en las elecciones del pasado 6 de noviembre al apoyar abrumadoramente la reelección del presidente Obama y de paso hacièndoles saber a los demócratas y republicanos que no tienen excusas para seguir con el juego político con los inmigrantes indocumentados y por tal motivo deben ponerse de acuerdo para aprobar una ley de reforma migratoria que les abra las puertas de esta gran nación a más de 11 millones de indocumentados que viven en las sombras estresados con miedo a ser apresados y deportados.

Todas estas personas deben tener la oportunidad de calificar para obtener la residencia y lograr hacer méritos para ganarse la ciudadanía. El día que los congresistas permitan con su voto que este sueño se haga realidad los ojos y las sonrisas de los inmigrantes beneficiados brillarán con tanta intensidad que competirán con la luz del sol y de las estrellas. Entre los latinos la alegría sería tan grande que celebraríamos por todo lo alto con nuestros hijos, familiares y amigos.

Los norteamericanos deben darle las gracias a Dios por ser este país el gran imán de los inmigrantes. El día que deje de serlo será porque los inmigrantes tendrían más oportunidades de trabajo en otro destino geográfico al surgir otra nación que recibirá a la inmigración como una bendición porque serían el motor del desarrollo socioeconómico de la nueva súper potencia mundial.

Estados Unidos es y puede seguir siendo por mucho tiempo la principal potencia mundial siempre y cuando sus gobernantes desarrollen programas que garanticen el crecimiento económico y fomenten al máximo la educación y la cultura entre los miembros de la sociedad americana.

El pueblo norteamericano necesitará la participación de todos los núcleos sociales que la integran para que su poder económico, político y militar siga creciendo dándole así más prestigio a esta maravillosa nación para seguir solidificandose como la principal potencia del mundo globalizado.

En este momento histórico es inaceptable por injusto he inmoral que millones de jóvenes soñadores respetuosos de la ley, con buen nivel académico y con sus corazones llenos de amor por su patria adoptiva se les impida aportar su talento al proceso del fortalecimiento de la economía y de la democracia por carecer de la residencia.

Los republicanos no deben olvidar que quien no aprende de sus errores vuelve a repetirlos y para evitar tal cosa deben rectificar su política antiinmigrante.

La única garantía de que puedan mejorar su cuota en el voto latino en las elecciones del 2014 como en las 2016 sería sí apoyan la reforma migratoria integral y otros temas importantes de la agenda latina. Los republicanos tienen esta tarea pendiente con la comunidad latina para poder subir sus calificaciones y ganarse el voto de nuestra gente.

El presidente Barack Obama tiene la oportunidad dorada para reivindicarse con nuestra comunidad y ganarse un lugar de honor en la historia de la minoría de mayor crecimiento en Estados Unidos si cumple su promesa de lograr firmar una ley de reforma migratoria.

Los democrátas no deben confiarse y creerse que tienen asegurado el voto de los latinos su deber es aprovechar tan valiosa oportunidad para aumentar su credibilidad en una comunidad que está elevando su caudal electoral y puede ser factor clave para decidir cualquier proceso de elecciones congresionales o presidenciales.

Tanto los republicanos como los democrátas van a necesitar el voto latino para poder ser opción de triunfo y nosotros los latinos necesitamos el apoyo de ambos partidos para poder ser ganadores en nuestras luchas sociales.

El único camino que tenemos los latinos para que nos tomen en cuenta es dandonos a respetar elevando nuestro nivel educativo así como tambièn aumentando nuestras cifras de ciudadanos americanos y de electores en cada jornada electoral y haciendonos representar por los más prestigiosos líderes latinoamericanos en las estructuras gubernamentales gracias al voto popular.

Facebook Comments