Osvaldo Virgil homenajeado en Nueva York

Osvaldo Virgil homenajeado en Nueva York

IMG_8629

Nueva York.- Siempre se ha dicho que las despedidas y los homenajes a los deportistas suelen ser momentos de alegría, pero también de tristeza y nostalgia.

Ese fue el caso de lo vivido por Osvaldo Virgil, este martes 23 de septiembre, aquí en Nueva York, al cumplirse 58 años de haber jugado en un partido de béisbol de Grandes Ligas, y de esa manera se convertía en el primer dominicano que llegana al Big Show.

 Virgil debutó el domingo 23 de septiembre de 1956 en el estadio Polo Grounds, de Nueva York. Y al escuchar las palabras de introducción del maestro del micrófono Néstor Julio Rosario, al momento que conducía el gran homenaje que le prepararon Raúl Peguero, Odalis Díaz y el oficial de la policía de Nueva York, David Vargas, quiso articular palabras de agradecimiento, pero su garganta no lo dejo y dio paso a las lágrimas, lo que provocó que el público se pusiera de pie para ovacionarlo con un nutrido aplauso.

 “En esta tarde inolvidable les quiero decir con toda sinceridad que nunca pensé tener una tarde como esta y quiero darles las gracias a estos caballeros, que me hicieron el honor de invitarme esta tarde aquí a El Bronx, precisamente a dónde llegué cuando tenía 13 años de edad, junto a mi familia, que estaban en desacuerdo con el régimen Trujillista”, dijo Virgil, ya muy emotivo, pero con lágrimas en sus ojos todavía.

 Dijo también que da “las gracias a los asistentes por este honor y como siempre digo, que todo esto no sucedería si no estuvieran ustedes, el público que hace posible esto con sus aplausos”.

 Odalis Díaz, organizador y patrocinador del evento a nombre de Inwood Auto Service, dijo al momento que le hacía entrega de una placa, que en aquellos tiempos la pasión del juego cautivó a Ozzie, quien le tomó amor al deporte sin pensar en grandes salarios entrando en un grupo de hombres que jugaron un béisbol romántico.

 Mientras, Raúl Peguero, otro de los organizadores, y quien entregó una preciosa placa con el símbolo del reloj de Montecristy, dijo que después que Ozzie abrió la puerta, los peloteros dominicanos se han ganado el cariño de la fanaticada.

Además, han conquistado todos los premios habido y por haber en este deporte. Desde un premio Novato del Año, hasta el premio de jugador Mas Valioso y premio Cy Young.

 También, Manuel Jiménez, de El Mundo Auto Repair, al distinguir a Virgil, recordó que para la época, los latinos eran discriminados en el béisbol organizado y a Virgil esto no lo detuvo, más bien le llamó la atención el deporte, sin abandonar nunca los estudios.

 Asimismo, Máximo Padilla, presidente del Comité de Dominicanos en el Exterior, hizo entrega a Virgil, que actualmente trabaja para la organización de los Mets de Nueva York en República Dominicana, de una significativa medalla.

 El ex lanzador de los Leones del Escogido, Danilo Rivas, quien se unió al final de esta actividad, agregó que Virgil fue el pionero de nuestro país que se ha convertido en la fuerza extranjera más imponente en la mejor liga de béisbol del mundo.

 Osvaldo inicio su carrera con los Gigantes de New York, su posición original era la antesala, este era un jugador versátil; ya que se desempeñó en todas las posiciones de este deporte, excepto la posición número 1, (lanzador).

 En nueve temporadas Virgil bateó: .231 con 14 jonrones y 73 carreras remolcadas con los equipos: New York Giants (1956-1957), Detroit Tigers (1958, 1960-1961), Kansas City Athletics (1961), Baltimore Orioles (1962), Pittsburgh Pirates (1965) y San Francisco Giants (1966, 1969).

 Además de ser el primer quisqueyano en debutar en el béisbol de los Estados Unidos; También fue el primer jugador negro en jugar con los Tigers de Detroit, el último equipo en romper la barrera racial.

 Como saben en esa época se vivía una situación muy difícil para las personas de piel oscura y para los hispanos en el Norte de America, ya que no le permitían compartir con la gente de piel clara.

 El gran homenaje a Virgil, de 82 años de edad, quien indicó que cuando escucha el sonido del bate y la pelota le da vida, se realizó a casa llena, con la asistencia de importantes personalidades, una delegación de la Asociación de Montecriteños Ausentes y decenas de miembros de la prensa, en el lujoso Gravity Lounge, localizado en 400 de la Avenida Claremony Pkwy, esquina la Avenida Webster, en El Bronx.

Su semblanza fue leída por el periodista Chris Rey.

DominicanosHoy.Com

Facebook Comments