Pedirán «la mayor pena posible» para el conductor de Tablada

La acusación reclamará una condena de cinco años por conducción temeraria

Compañeros del equipo en el que jugaba el joven fallecido colocaron flores y velas en el lugar del accidente

Sevilla, España. Manuel Parrilla, letrado de los padres de los dos jóvenes fallecidos en el accidente de Tablada, anunció ayer que pedirá la mayor pena posible para Javier S. R., de 25 años, que ingresó el pasado 1 de noviembre en la cárcel acusado de dos homicidios y de conducir bajo los efectos del alcohol cuando su coche embistió el vehículo en el que viajaba la pareja formada por el dominicano Ángel Antonio M. J. y la sevillana María Rosa R. C.. El abogado de la acusación explicó que pedirá para Javier S. R. cinco años de prisión por conducción temeraria, «un delito para el que —dijo— curiosamente la Ley española prevé penas mayores que para un homicidio imprudente». Abogados penalistas consultados por ABC indicaron que Javier S. R. podría ser condenado a una pena máxima de cuatro años de prisión por cada una de esas muertes, es decir, ocho años.

Parrilla explicó que las familias de los fallecidos irán de la mano del fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, con quien ya se ha reunido para preparar la acusación.

Ángel Antonio M. J., más conocido como «Leo», de 25 años, estaba empadronado en Madrid, donde vivía junto a su padre y sus hermanos de 10 y 5 años. Sin embargo, viajaba bastante a Sevilla, donde jugaba en un equipo de béisbol, trabajaba ocasionalmente como DJ y mantenía una relación estable con María Rosa R. C., quien acababa de comprarse un piso en Triana, cerca de sus padres, y el próximo 22 de diciembre habría cumplido 22 años.

Aún no se conocen los resultados del análisis de sangre del conductor, que revelará la cantidad de alcohol en sangre y si había consumido drogas aquella noche. Además, aún está pendiente el atestado policial en el que se informará de la velocidad aproximada a la que circulaba Javier S. R., así como si frenó antes de impactar su coche con el que conducía Leo, con Rosa María R. C. de copiloto.

Facebook Comments