VIVIMOS EN PELIGRO

VIVIMOS EN PELIGRO

Miuris (Nurys) Rivas

Dominicana residente ene España

 

Los valores de la familia dominicana se vienen abajo, los escándalos escenificados por quienes deberían marcar la pauta de una conducta y moral menos despreciables, están siendo el peor reflejo de que somos.

Confrontando una época negra, la familia dominicana está amenazada desde diferentes «bases», tal es la avalancha de informaciones negativas virtuales y reales que nos bombardean.

Sería estupendo dejar de hablar de la violencia, es imposible sin embargo, porque continuamos bajo su nefasta presencia, no hay un solo día en que no leamos en la prensa, más de una noticia de muertes violentas y seguimos siendo testigos alarmados de suicidios de jóvenes y adultos.

Asaltos, atracos, violaciones, violencia de género y lamentables accidentes domésticos de personas que mueren electrocutadas, aplastadas por paredes de casuchas y mil otras formas de morir en la pobreza.

Sobre la energía eléctrica, tenemos una picaresca que viene desde los tiempos del administrador Julio Sauri, siempre recordaremos las anécdotas de las “chichiguas”, usada como excusa para los apagones.

Las chichiguas además acaban de llenar de luto a dos familias en Los Alcarrizos cuyos miembros, dos adolescentes, se divertían volándolas, cayendo fulminados por una descarga eléctrica, vecinos y familiares reaccionaron indignados afirmando que habían pedido a Edesur, el arreglo en los cables eléctricos de la zona.

También fuimos estremecidos por la muerte de un niño de familia muy humilde  que mientras se bañaba bajo la lluvia y pisó un alambre del tendido eléctrico muriendo al instante. Son muchas las muertes sucedidas por el mismo motivo y no se hace nada, ni se investiga a que se debe tanta descarga eléctrica,

Habrá una manera más moderna para el tendido eléctrico, nuestras ciudades se asemejan a cercas techadas por un endiablado armazón de alambres entretejidos, la capital y Santiago, segunda ciudad en importancia, no escapan de esta condición.

No tenemos elementos de juicio para decir cómo debe cambiarse el sistema de alambrado, sin embargo en otros países apenas se ve si acaso, un alambre de algún tendido ¿cómo lo hacen? Lo ignoramos, pero igual podría hacerse aquí bajo una debida orientación por técnicos capacitados en el asunto.

Si se gastan tantos millones en cosas innecesarias, mejor invertidos estarían dotando al país de un moderno tendido eléctrico, para acabar con la red de alambres inservibles. Por un lado las compañías de electricidad haciendo su “trabajo” de chapuza, por el otro, el constante “robo” de redes de un colectivo dominicano por cuya sangre corre el riesgo de alumbrarse de la única manera que tienen a su alcance, tomando la energía eléctrica “prestada” para uso propio haciéndolo sin el menor criterio, arriesgándose y exponiendo a todos a un desastre.

Facebook Comments