20 razones para creer en los Juegos de Madrid 2020

1327929333_395913_1327929808_noticia_grande

  • LA FORTALEZA DE MADRID TAMBIÉN DEBE APROVECHAR LOS PUNTOS DÉBILES DE ESTAMBUL Y TOKIO

 

Madrid salió reforzada después de la visita de la Comisión de Evaluación del COI para los Juegos de 2020, con más consistencia que en las dos ediciones anteriores. A pesar de tener como principal adversario a Estambul, la ciudad cosmopolita de la economía que más crece en Europa, hay razones para que España irradie optimismo de cara al 7 de septiembre. He aquí 20 razones:

1. El proyecto de Madrid ha mejorado
Ha quedado constatado en el informe. “El proyecto es bueno”, dijo Felli. Se ha aumentado la concentración de sedes y se ha reducido el gasto al suprimir las construcciones del Pabellón del Real Madrid y el de Coslada.

2. El Gobierno corre con la cuenta si hay déficit
El consorcio de las tres administraciones no es aceptado por el COI, que teme, que, en caso de déficit, alguno de los apéndices pudiera desmarcarse. El Gobierno español ha firmado las garantías de que será él quien avale. El gasto seguirá siendo a tres bandas.

3. No se dudó en ninguna de las respuestas
Las respuestas fueron claras y contundentes. Y hubo de todo tipo. Desde la batería de finanzas —más de 10— hasta del estilo de: ¿Cuántos minutos tardaría en llegar una ambulancia en caso de una emergencia? Siete minutos fue la respuesta.

4. El COI es partidario de un nuevo modelo
Pekín (40.000 millones de euros), Londres (19.000), Río (14.000), Sochi (50.000), Vancouver (9.200)… Los Juegos caminan hacia una escalada de gastos intolerable, que reduce su universalidad porque sólo unos países pueden optar a ellos. Se quiere invertir la tendencia. El presupuesto de Madrid 2020 sería de 4.100.

5. España tiene tres miembros del COI
Desde la asignación en 1981 de los Juegos Olímpicos de verano a Seúl, todos han recaído en países que tenían más de un miembro del COI. España cuenta con Juan A. Samaranch, Marisol Casado y Patxi Perurena. Estambul tiene a Urdener y Tokio a Takeda.

6. Tokio y el miedo a los movimientos sísmicos
“Contra la crisis se puede luchar, contra la naturaleza, no”, decía un periodista japonés el jueves pasado en Madrid. Es un país, que, desgraciadamente, tiene que luchar contra una estadística terrible: ha sufrido 5 terremotos en los últimos 15 años. ¿Y si se produce sólo unos días antes de los Juegos?

7. Oriente, cuatro veces olímpica en 10 años
Los Juegos de Pekín y Pyongyang (Corea), los de la Juventud de Singapur y Nanjing (China) son demasiados acontecimientos olímpicos en 10 años, sobre todo por la barrera del idioma.

8. La cascada de éxitos españoles es un activo
El siglo XXI ha sido hasta ahora el de los grandes éxitos del deporte español, lo que se traduce en una enorme pasión del país por el deporte de los ciudadanos. Será difícil que Nadal esté en Buenos Aires: coincide con las semifinales del US Open.

9. El asunto de los abusos en el judo pesa a Tokio
Las denuncias por abusos iniciadas en el seno del judo japonés —al menos una de tipo sexual— se han trasladado a otros deportes. Un 11% de los encuestados admiten tales abusos. Las chicas enviaron sus quejas directamente a las federaciones internacionales. Tema espinoso en Lausana.

10. El deporte es el interlocutor
A diferencia de las otras experiencias de Madrid, el plano político no prevalece sobre el deportivo. Ana Botella potencia su cuota política con un escaparate inmejorable sin interferir en el grupo de Alejandro Blanco. Las injerencias políticas no son bien vistas en el organismo olímpico. Víctor Sánchez y Theresa Zabell, los consejeros delegados, son también hombres del deporte.

11. El retraso de Sochi y Río, a favor de Madrid
Los evidentes retrasos que llevan las ciudades de Río y, sobre todo, Sochi de cara a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016 y 2014 juegan a favor de Madrid. El COI no se puede permitir más riesgos en ciudades como Estambul, al que le queda mucho por construir.

12. Estambul, lejos de la dimensión olímpica
Estambul, una ciudad de más de 11 millones de habitantes, bastante caótica, no parece el mejor escenario posible para organizar unos Juegos Olímpicos. El tráfico entre sedes puede ser denso. En Madrid, uno de los observadores cronometró la distancia de la Caja Mágica, la instalación más lejana, al hotel en 13 minutos, uno antes de lo que ponía el dossier.

13. Los deseos de Qatar afectan a los turcos
Es evidente que los Juegos tendrán que llegar alguna vez al mundo árabe —también a África— y completar el puzle. Ese es también el deseo de Qatar, emirato que está cogiendo gran poder en el deporte y que quiere ser el primer país árabe en lograrlo. Su lobby jugará contra Turquía.

14. El problema sirio y la cuestión kurda
La guerra de Siria y el problema kurdo —el jueves el partido que les representa solicitó un armisticio— son dos cuestiones que inquietan a los miembros del COI, a pesar de la aperturista política del Gobierno de Erdogan.

15. Ankara no tiene laboratorio WADA
A raíz del falso positivo de la jugadora de baloncesto estadounidense Diana Taurasi, el laboratorio de Ankara perdió la acreditación de la Agencia Mundial Antidopaje y no la ha recuperado. España tiene dos (Madrid y Barcelona) y Japón, el de Tokio.

16. Los 13 miembros de la realeza y Madrid
Trece de los 96 miembros de la primera votación son de la realeza. Con la parte tradicional —no es el caso de Indaprana o el Príncipe malayo Tunku Imran—, la Casa Real española y el Príncipe Felipe, baza que jugará Madrid, tienen una relación fluida.

17. Alejandro Blanco, ‘pacificador’ del COI
El COI ha enviado en los últimos 12 meses a Alejandro Blanco a mediar entre el Gobierno ecuatoriano y su Comité Olímpico nacional, así como de observador del COI en las elecciones al Comité Olímpico Boliviano. Su trato con Jacques Rogge, el jefe de todo esto, es fluido.

18. No planea la sombra de Samaranch
Jacques Rogge, que fue delfín de Samaranch, ha tratado de que sus decisiones no parecieran influenciadas por el Papa del Deporte. Se desmarcó mucho de él, en favor del bloque anglosajón. Tras la muerte del presidente de honor, parece que se ha vuelto a un reequilibrio hacia lo latino.

19. Tokio y las Islas Senkaku
La tensión entre China, Corea y Taiwán por las Islas Senkaku, 7 kilómetros cuadrados de tierra, recalcan la hostilidad que tienen sus vecinos hacia el País del Sol Naciente. En 2016 tuvo 20 apoyos, como referencia.

20. La crisis no es tenida en cuenta en el COI
El último punto es el más importante. El COI ha recalcado ya dos veces que la crisis española no es un impedimiento para darle los Juegos a Madrid. Es más, da la sensación de que poder salvar a una generación entera, lastrada por las pocas oportunidades y el paro, puede terminar siendo el gran legado olímpico.

 

23 mar/ amodom/  VIA: 20minutos.es

Facebook Comments