LA BACHATA YA ES PATRIMONIO CULTURAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

joSE MANUEL CALDERONRamón Pérez Reyes
Santo DomingoLa Cámara de Diputados aprobó ayer un proyecto de ley que declara la bachata como patrimonio cultural musical del país, para lo cual el Estado deberá promover su preservación, promoción, difusión y expansión. La iniciativa prevé en uno de sus considerando que este género musical deberá ser fomentado y consolidado como ritmo propio de la nación, cuya labor de ejecución queda encomendada al Ministerio de Cultura. En ese sentido, el presidente de la Comisión Permanente de Cultura, diputado Manuel Jiménez destacó la importancia de la declaración. “Con esta ley le damos un espaldarazo a una de nuestras dos marcas en la música, para que sea reconocido como parte de nuestra identidad musical”, expresó Jiménez. La pieza, autoría del senador Eddy Mateo, contó con el voto favorable de la mayoría de los legisladores presentes en el hemiciclo, por lo que pasa ahora al Poder Ejecutivo para su promulgación u observación.
Consideraciones
La ley establece en uno de su considerando que la bachata es un género musical autóctono de República Dominicana, fruto de la idiosincrasia del pueblo, que recoge sus vivencias, sus sentimientos, su cotidianidad.
Se destaca que este género musical ha logrado un espacio de proyección nacional e internacional con el paso de los años, lo que la ha convertido en un ritmo aceptado en todos los continentes, proyectando culturalmente al país.
También consideran que la bachata, por su evolución histórica y social y su trascendencia en el ámbito artístico dentro y fuera del país, es uno de los ritmos con mayor identificación con las esencias populares de la nación dominicana.
La bachata nació en los albores de los años 60, del siglo XX, y se tiene a José Manuel Calderón como su tutor.
Se le considerada como un derivado del bolero rítmico, influenciado por los ritmos que marcaron la mitad del siglo XX, sobre todo el son cubano y los tríos mexicanos y puertorriqueños.
La bachata tradicional se distingue por la guitarra, que llegó a sustituir los bongó de la música cubana y las maracas del bolero rítmico.

La bachata es un género musical nacido en la marginalidad. En ese sentido sus letras reflejan ese universo de carencias y penalidades que viven sus protagonistas.
Esto, aderezado con el ingrediente del sentimiento, el alcohol y la barra, impulsó la denominada “música de guardia”.

REACCIÓN DE JOSÉ MANUEL CALDERÓN
EL PADRE. José Manuel Calderón, considerado el padre de la bachata, celebró ayer la noticia. “Me llena de satisfacción la proclama de los diputados porque quién iba a pensar que esto iba a llegar así y que yo pueda vivirlo es emocionante”, dijo Calderón a reporteros de LISTÍN DIARIO.
RECHAZADA. “La bachata confrontó tantos problemas, desprecio social, obstáculos, tan poca ayuda, hasta de la misma tecnología que estaba tan atrasada y aún así logramos el sueño de que el pueblo la aceptara”, agregó el veterano cantante.
INICIOS. Un trío de inexpertos pero decididos y soñadores jóvenes decidió hacer una grabación, a título de aficionados y con la ayuda de Fabio Inoa, en un pequeño estudio de “La Voz del Trópico”, con unas guitarras y una maraca. Era el 30 de mayo de 1962, hace ya casi 53 años. “Condena”, de Bienvenido Fabián, y el anónimo “Borracho de amor” fueron los temas que versionaron y marcarían el inicio de la bachata, aunque no sabían lo que hacían.
EL INVENTO. “Nosotros inventamos algo que resultó, eso fue un sueño”, relató Calderón. De allí él se dirigió a los estudios de Radio Televisión Dominicana y grabaría los primeros temas de su autoría (“Lágrimas de sangre”, “Muchachita linda”), a 15 pesos la hora. “Ahí nada más habían dos micrófonos”.
INSTRUMENTOS. José Manuel y sus músicos enfrentaron dificultades. Debido a la ausencia de una maraca emplearon una güira como sustituta. “Ahí entra la güira que se ha quedado para siempre y el que le saca a la bachata la güira sabe que no es bachata”, enfatizó Calderón. Se usó para el tema “Quema esa carta”. Además, se hizo acompañar de un contrabajo, un bongó y la tumbadora “para efectos más profundos” en la sonoridad.

Facebook Comments