Asociación de Estados del Caribe apuesta por el turismo multidestino

aec_0

 

El comercio, el transporte, el turismo sustentable y el enfrentamiento a los desastres naturales resumen los ejes de trabajo estratégicos de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), integración que celebrará su séptima cumbre entre los días dos y cuatro de junio próximo.

 

La cita, que se prevé sirva de espacio para continuar evaluando las maneras de implementar soluciones factibles para el desarrollo de la región, volverá sobre temas asociados con el fortalecimiento del desarrollo del turismo multidestino (TMD), la diversificación de los mercados turísticos y la calidad de los servicios vinculados a este sector, Manuel Aguilera de la Paz, director general de la Dirección General de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana.

 

La industria del turismo es considerada uno de los vehículos primarios para el desarrollo social y económico de los países que integran AEC en el Gran Caribe. Según datos de la Organización de Turismo en el Caribe (OTC), el 2015 fue el segundo año consecutivo en el que la región superó el crecimiento de turistas del resto del mundo, y es el sexto año consecutivo que se reporta un crecimiento al PIB regional.

 

En este sentido, el TMD llega para suplantar viejas creencias basadas en un modelo de único destino, donde cada país o destino compite por su porción en el mercado, y garantizar así la posición de la región en los mercados extra-regionales e incrementar los flujos de turistas a escala intra-regional. Según explica Julio Orozco, director de Turismo Sostenible de la AEC, en el artículo El turismo multidestino: oportunidad para la diversificación y el desarrollo,“desde una perspectiva geopolítica, se cree que la región puede ganar una ventaja competitiva y elevar de este modo la sostenibilidad, si es capaz de aunar y promover sus distintas atracciones de un modo más cohesivo para atraer a los visitantes.

 

Entre estas ventajas destaca la posibilidad de brindar al visitante una diversidad de destinos y localidades, donde cada experiencia satisface un deseo diferente del turista; a la vez que ayuda a mitigar el aumento de la competencia emanada de otras regiones turísticas. Se sabe muy bien que el viejo cliché de etiquetar al Caribe como el destino de sol, arena y playa.

 

Si bien lo anterior ya no representa las características únicas y diversas de los destinos de la región, hoy no es elemento suficiente para atraer al consumidor más moderno que busca mayores experiencias y que es socialmente consciente.

 

Entra entonces a desempeñar un papel importante el TMD como elemento diversificador. Sin embargo, persisten algunas limitantes.

 

En este momento, en la región se desarrollan muy poca actividad de TMD debido a la poca promoción y establecimiento de mecanismos de apoyo para facilitar los viajes entre los países, reconoce Orozco.

 

“En tal sentido, se impone la necesidad de que los hacedores políticos revisen con dinamismo los mecanismos de control fronterizos y migratorios vigentes. Para el Gran Caribe, es necesario explorar, por ejemplo, la posibilidad de adoptar medidas que le permita a los turistas viajar de manera más conveniente hacia y entre los países de la región”, concluyó.

 

Ante tales encargos regionales seccionará la VII Cumbre de la AEC, quien apuesta por TMD como un elemento positivo para la industria turística en general en la región, facilitando así su rentabilidad a largo plazo.

 

Por otra parte, si entendemos que el turismo deviene fuente económica rentable para los países del Caribe, el fortalecimiento de la cooperación regional, en pos de contrarrestar los efectos del cambio climático se suma también a los debates que tendrán lugar en La Habana entre los días dos y cuatro.

Facebook Comments