Autoridades dominicanas en España en busca de protagonismo

OlgaPor Olga Capellán.-

 

MADRID, España.- Para ser protagonista de un hecho no se debe jugar con el dolor ajeno, siendo este el caso de los representantes del gobierno dominicano en la capital de la Madre Patria, donde  tanto el embajador, Don César Medina, así como el cónsul general Dr. Frank Bencosme, quienes frente al accidente de tren ocurrido la semana pasada en Santiago de Compostela, donde perdieron la vida unas 79 personas, 73 ciudadanos españoles y 6 extranjeros, incluyendo a una ciudadana dominicana, que resultó ser una funcionaria del ministerio de economía.

Nos referimos a Rosalina Ynoa, quien se encontraba participando en un evento iberoamericano en la ciudad de Madrid, la que aprovechó la ocasión para visitar a unos parientes y fue sorprendida por el fatal accidente ferroviario.

Pasado unas horas del trágico accidente, donde las autoridades españolas habían dado por sentado la muerte de unos 78 ciudadanos en principios, incluyendo a la señora Ynoa, quien se encontraba en el vagón No.5 el cual fue el mayor afectado por el accidente y en este contexto además de las autoridades españolas, la Cruz Roja y el Centro de Atención a los Familiares de las Víctimas no habían dado esperanza a nadie, ya que solo  se encontraban en el proceso de identificación de los cadáveres, y de manera súbita estos laboriosos representantes del gobierno de la República Dominicana, quienes tratando de pescar un protagonismo ( quizás por miedo al próximo día 16 de agosto)  se presentaron allí y a pesar de que hasta los medios de prensa internacionales ya habían publicados sobre la muerte trágica de la joven dama, estos se prestaron a vender falsas esperanzas a los familiares, amigos y relacionados de la misma, con la mera intención de buscar un espacio mediático, sin importarles que estaban jugando con el dolor ajeno.

Es tan así, que hasta el diputado de ultramar Marcos Cross, había emitido su opinión públicamente, lamentado no solo la muerte de la funcionaria de su país, sino también la de las restantes 77 personas que allí dejaron sus vidas, mientras que, tanto César Medina, así  como Frank Bencosme, horas después hicieron énfasis en señalar que habían muchas esperanzas de vida de aquella joven que además era militante del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y con ello crearon falsas expectativas a los familiares de la extinta dama, cosa esta que ha sido duramente criticada por la comunidad dominicana residente en España, en momento que estos se prestaban gestionar la entrega del cadáver de Rosalina Ynoa.

En tanto ha sido evidente entre los dominicanos residentes  aquí, la lucha de intereses manifestada entre el otrora cónsul dominicano en Madrid, Marcos Cross y la rivalidad entre los demás representantes gubernamental, César Medina y Frank Bencosme.

Muchos dominicanos se han sorprendido con la rapidez que dichas autoridades dominicanas se presentaron en el lugar de los hechos, mientras con la muerte de ciudadanos  comunes no ocurre lo mismo, y pusieron como ejemplo el fallecimiento del señor Faustino Hernando, el Consulado Dominicano tardó algo más de una semana para emitir el papel de sanidad y defunción para que el cadáver fuese trasladado desde la Coruña hacia la ciudad de Nagua, de donde éste era oriundo y que la funeraria se vio en apuros, porque por la falta de documentación requerida, casi se le pasa el avión, a pesar de que sus familiares habían pagados todos los gastos incurridos, es decir: no se trataba de un caso humanitario o de una ayuda social, según dijo la fuente informativa.

 

 

Facebook Comments