Barahona debe ser diferente a la oferta de sol y playa

La provincia de Barahona, declarada como el cuarto polo turístico del país, se ve emplazada a consolidar un modelo de desarrollo turístico diferente a la tradicional oferta de sol y playa sobre la cual se ha posicionado el país en los mercados internacionales.
Bolívar Troncoso especialista en turismo de naturaleza y ecoturismo, afirma que la provincia sureña debe enfrentar el reto de sustentar su desarrollo turístico a partir de una perspectiva de la sostenibilidad que garantice democratizar los ingresos y las divisas generadas por el sector.

“La derrama económica y la inclusión de las comunidades existentes en toda la geografía de la provincia como beneficiarios directos de los ingresos generados por el sector es uno de los ejes fundamentales para hacer del turismo una actividad sostenible en la provincia de Barahona”, enfatizó Troncoso.

El especialista entiende que aún a las autoridades del sector en República Dominicana les ha costado entender que de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT) el segmento hacia un turismo de naturaleza es cada vez más demandado por la humanidad. “Históricamente el Ministerio de Turismo se ha concentrado sus recursos en la publicidad del segmento sol y playa dejando a un lado la demanda de mayor crecimiento en el mundo que es el turismo de naturaleza”.
La provincia sureña, también conocida como La Perla del Sur, constituye una de las provincias de mayor diversidad de recursos culturales y naturales del país siendo privilegiada desde el punto de vista de sus atractivos.

“Barahona es un verdadero paraiso terrenal donde inversionistas privados han orientado esa inversión hacia esas cualidades culturales y naturales como son Casa Bonita, que es proyecto pionero en la zona, La Casa de Tarzán, el proyecto de los Díaz Franjul en La Ciénega, Rancho Platón, de los Toral; el proyecto comunitario de Cachote, y otros proyectos como Playa Azul, El hotel Larimar y entre otras inversiones”, dijo.

Señala la Feria del Café de Polo, solo como una muestra de lo que debe primar en la provincia. Un proyecto de desarrollo sostenible como se ha venido desarrollando a través de estos proyectos.

En este proceso de continuar la zapata para un turismo sostenible la parte socio cultural juega un papel preponderante aunque para el especialista todavía se hace necesario un proyecto que le dé mayor proyección a este aspecto.

“Barahona es la casa que María Montez, la diva del cine dominicana, más sin embargo la provincia no cuenta con un museo que pueda recrear su vida. Asimismo, la provincia cuenta con una de las expresiones carnavalescas más antigua del país como el carnaval de Los Cachúa de Cabral, una demostración de la sublevación de los cimarrones. La conformación de un centro azucarero en cuyo entorno se va materializando un sincretismo étnico cultural. Y la gastronomía, por ejemplo, emblemática por la mezcla de fusiones culturales de los diferentes grupos étnicos que conformaron la isla.”

Explicó que esto permite crear un producto cultural y natural que consolide el destino.

Facebook Comments