Bayahibe, Pueblo de los Manantiales

Bayahibe. En la zona de Bayahibe no existen ríos o arroyos. Sin embargo, aquí los asentamientos humanos han florecido desde época prehistórica, ubicándose en los alrededores de las características fuentes de agua que afloran en el terreno o dentro de algunas cuevas: losmanantiales.

Bayahibe destaca por tener varias de estas fuentes en diferentes partes delpueblo, creando escenográficas piscinas naturales que completan el magnífico panorama de su bahía. A unos dos kilómetros hacia el monte, otros manantiales se concentran en las cuevas de la zona de Padre Nuestro, que ha sido incluida en el territorio del Parque Nacional del Este por ser el único yacimiento hídrico para la comunidad local y las estructuras turísticas. También se encuentran fuentes en otras zonas del Parque, las cuales permitieron el desarrollo de distintos poblados en época precolombina, reducidos hoy a restos arqueológicos.

Durante siglos, los manantiales deBayahibe han sido el centro social de las comunidades que aquí se han sucedido; aún hoy se encuentran fácilmente en sus alrededores fragmentos de piezas arqueológicas de cerámica, piedra y concha. En la cultura precolombina eran sitios sagrados, llamados jagüeyes, y el propio topónimo Bayahibe, elegido por lostainos, probablemente se relacionara con el agua, según los científicos (Adolfo López Belando).

En estos últimos años, la moderna cultura del desarrollo parece haber olvidado el antiguo respeto a estas fuentes y los ciudadanos las descuidan. ElAyuntamiento limpia los entornos de los manantiales diariamente, pero falta la colaboración de la gente. Afortunadamente, el sector turístico – el que más ha hecho para la conservación de la zona acuífera – hoy empieza a mostrar interés en su potencial como poderoso reclamo que, por su singularidad y fuerte carga evocativa (eco-ambiental e histórico-cultural), bien podría convertirse en una marca-ciudad: Bayahibe, Pueblo de los Manantialesbrand llamativo que aún necesita desarrollarse comoproducto.

Los Manantiales Me Importan

Ileany Caroll Herrera y sus niños, en el manantial La Tortuga

Contra el descuido, hoy se ha levantado una voz: – “Los Manantiales Me Importan” – dice. Desde hace algunas semanas, por iniciativa de la asociación de artesanosPereskia de Bayahibe, cada miércoles, unos 15 niños se reúnen en el manantial La Tortuga – el más grande del pueblo – situado justo frente al mar, hábitat natural del reptil que le da nombre. Aquí, los jóvenes limpian su entorno y reciben clases de educación ambiental y manualidades con objetos reciclados.

Encabezan el proyecto Ileany Caroll Herrera Mercedes (829-277-0371) yFredy Antonio Berroa, cofundadores deesta asociación nacida gracias al apoyo delClúster Turístico y de la Asociación de Hoteles de La Romana-Bayahibe. “Los Manantiales Me Importan surge de la idea de transmitir a nuestros niños los conocimientos ambientales necesarios paraentender la importancia de proteger el medio ambiente y especialmente las fuentes de agua, a través de actividades tales como limpiar, reciclar, reutilizar, recuperar, reparar y restaurar” – destaca Herrera. “Utilizamos los desechos para realizar algunos objetos útiles o decorativos y motivamos a la creatividad artística con clases de pintura, tejidos, artesanía y juegos. Recientemente participamos en el Torneo de Pesca de Pez León, aquí en Bayahibe, exhibiendo algunas de las creaciones de nuestros niños. Entre ellas, unas bonitas rosas de Bayahibe realizadas con botellas plásticas recicladas”, resalta la cofundadora.

“Hemos recibido el apoyo de la Fundación De Corazón a Corazón que nos ha brindado algunos materiales para los talleres de arte. El Clúster, la Asociación de Hoteles, elAyuntamiento local, la Fundación de Estudios Marinos y varios empresarios de la zona están interesados en una obra derescate para convertir los manantiales en centros de actividades sociales y turísticas. Pero aún falta un oportuno plan unitario. Los niños de Bayahibe están reclamando estos espacios que les pertenecen por herencia atávica, rechazan la indiferencia de los padres y se proponen como promotores activos del proceso de rescate de los manantiales. La fantasía de estos jóvenes ha creado unpersonaje animado  símbolo de la incuria de los adultos – que, como un espejo,reflejará sus conductas negativas en el manejo de la basura y del medio ambiente y, como un personaje carnavalesco, enfatizará los rasgos más desagradables y perjudiciales para la colectividad y sus hijos. Fustigará las malas costumbres de los grandes para enseñar a los más pequeños. Con la ayuda de las instituciones nombradas, presentaremos oficialmenteeste personaje en breve, esperamos que sea este mismo enero. Será el símbolo de este proyecto de educación y desarrollo sostenible” – concluye Herrera.

Los manantiales

Manantial de Chicho, Padre Nuestro – Bayahibe

Tortuga en el manantial La Tortuga

Los manantiales son afloramientos de fuentes subterráneas de agua, originadas por el elevado drenaje del suelo de roca calcárea. En geología, se clasifican como formaciones cársticas (cavidades escavadas por el agua que disuelve la roca caliza), similares a los cenotes de México,que están entre los más grandes del mundo. Constituyen un sistema acuífero dentro de cuevas y túneles subterráneos que, en Bayahibe, se extiende desdePadre Nuestro hasta el pueblo, desembocando en el mar. Los manantiales de Bayahibe concentran el agua procedente de la infiltración de un territorio de unos 70 km2.

Padre Nuestro

Manantial en la cueva de Chicho, Padre Nuestro

Algunos manantiales de Padre Nuestrobrotan en cuevas que presentan las paredes decoradas con petroglifos rituales de época prehistórica. Dentro de la Cueva de Chicho, el agua forma un pequeño lago de agua fresca y transparente. Para los buzos espeleólogos, estos manantiales constituyen la puerta de ingreso a un mundo sumergido de galerías y grandes cavernas repletas de estalactitas y estalagmitas, donde se han encontrado depósitos notables de vestigios paleontológicos y arqueológicos.

Bayahibe, vista aérea

En época moderna, Padre Nuestro se quedó despoblado hasta la década de los ’70 del siglo pasado, cuando allí surgió un pequeño asentamiento espontáneo, carente de estructuras higiénicas básicas, que conel curso de los años creció hasta amenazar la contaminación de las fuentes hídricas. Por esto, entre 1998 y 2004, laAsociación de Hoteles local encabezó la reubicación de las 183 familias que poblaban el lugar en una nueva aldea construida a unos pocos kilómetros:Villas Padre Nuestro, en el poblado deBenedicto (alias Benerito). En el 2002, los 8 km2 de esta zona acuífera fueron incluidos en el perímetro del Parque Nacional del Este.

Visita a los Manantiales.

Para la visita a los manantiales y sus alrededores, el Clúster y la Asociación de Hoteles LaRomana-Bayahibe han dibujado dos tours eco-culturales con guías especialmente formadas: el Sendero de Padre Nuestro y la Ruta La Punta de Bayahibe.

 

Facebook Comments