Carta a Reinaldo Pared Pérez

Becker E Márquez Bautista
Señor presidente del Senado, secretario general del Partido de la Liberación Dominicana.
Tengo 35 años de edad y me considero parte de la nueva generación política de nuestro país, como joven no puedo negar que en algunos momento he sentido admiración por usted y por un sin número de dirigentes de otras organizaciones políticas.
Escuche de usted decir, “crucé por el lodazal y no me enlodé”.
En ese momento me puse a pensar, esté señor se piensa que somos tontos o descerebrados.
Está comprobado que  los cerdos no son tan sucios como pensábamos, incluso, evitan ensuciar las zonas en las que habitan si tienen el espacio suficiente como para separar el área de descanso del sitio donde se alimentan. Es común verlos acostarse sobre el lodo y cubrir su cuerpo, ya que son “cerdos” y no les importa contaminarse; pero, en realidad, es todo lo contrario. Los cerdos embarran su cuerpo para eliminar los parásitos, insectos y las infecciones que se alojan en su cuerpo.
«Honorable» senador, usted intenta jugar con el pueblo dominicano, pero a usted se le olvida que en la actualidad no solo permanece en el lodo, sino que dirige la fiesta del lodo.
En su gestiones como presidente del fango donde permanecen algunos que como usted se han ensuciando de lodo, ell 60% de los contrato de Odebrecht fueron aprobado en primera lectura, lo cual para mi es de mucha dudas que no se puedan ensuciar al pasar.
Me despido de usted «Honorable» senador, mí secretario general.
Facebook Comments