Caso Fabián Peralta y Olivo Rivera, dos vicecónsules en Valencia

Por: Williams Reynoso Sánchez .-
Dirigente PLD Valencia

A uno como lo ven siempre inquieto y activo en los que haceres del entorno de la diplomacia y escribiendo artículos periodísticos relacionados con los cuerpos consulares( hacemos la aclaración de que no somos funcionario ni del cuerpo consular ni diplomático). Me preguntaba estos días un ciudadano dominicano residente en esta ciudad Valenciana lo siguiente:
Que si el presidente de la República Danilo Medina revisaba todo lo que firmaba a diario? Me preguntaba esto refiriéndose al caso del compañero Fabián Peralta “Meneito”, en el sentido de que es un compañero con bastante méritos en la comunidad, en el PLD y amigo personal de su jefe, el cónsul Jorge Cordero.
En virtud a que éste ha sido cancelado sin ser escuchado.
A lo que yo procedí a explicarle que los presidentes de una nación se rodean de asesores en diferentes áreas y Ministerios, personas que gozan de absoluta confianza para el presidente por lo que él se confía de lo que le llevan a firmar; pero no obstante a eso especialmente nuestro presidente Danilo Medina hecha una ojeada a los expedientes que sus asesores le ponen al frente.
Además tiene un consultor jurídico que legitima que todo está apegado a las leyes y la Constitución.
El caso de Fabián Peralta llegó al Palacio junto al de otro homólogo suyo y de la misma demarcación.
El veterano dirigente del PLD Don Olivo Radhames Rivera Rivera también se le había instrumental un expediente tan drástico y explícito como el de Fabián, el cual fue remitido a Cancillería, no dejándole otra opción que también solicitarle al Poder Ejecutivo su cancelación y/o derogación del decreto que le designó vice cónsul en Valencia.
Resulta y viene a ser que cuando el consultor jurídico le presenta los expedientes de los dos vice cónsules en Valencia al presidente, este se detiene y deletrea el nombre de Olivo Rivera….?? Hecha una ojeada a su expediente… Y dice el presidente…» No, ese devuélvalo a Cancillería que el compañero Olivo Rivera tiene más formación y principios que muchos que están de pies. Yo conozco la trayectoria de ese compañero y se que jamás se presta para tales cosas»….
Mientras que el compañero Fabián no corrió la misma suerte y fue firmada y ejecutada su Cancelación.
Es por eso que decimos que «Unas son del Cal y otras son de Arena».

 

Facebook Comments