Causante del accidente en Sevilla tenía antecedentes; testigos aseguran se salto 2 semaforos

El juez pide al centro de control de tráfico del Ayuntamiento las grabaciones de las cámaras de Juan Pablo II para comprobar la velocidad a la que circulaba

Sevilla, España. El joven de 24 años que causó el accidente de la avenida de Juan Pablo II la madrugada del pasado domingo, que costó la vida a una pareja de novios, tenía un antecedente por un delito de atentado y resistencia a la autoridad. A Javier S. R., vecino de Coria del Río, le consta una detención anterior por un enfrentamiento con la Policía, según explicaron ayer a este periódico fuentes policiales. Pese a ello, en el atestado enviado al juzgado de Instrucción 18 de Sevilla no se detalla este antecedente, que tampoco le consta a su abogado defensor, Manuel Manzaneque.

El juzgado ha solicitado las imágenes de las cámaras del centro de control de tráfico del Ayuntamiento, por si éstas hubieran registrado el accidente o al menos al coche del causante del siniestro circulando instantes antes del impacto contra las víctimas. Las primeras estimaciones de la Policía Local cifran en una velocidad de entre 110 y 115 kilómetros por hora la que llevaba el conductor en el momento del accidente.

Javier S. R., que se encuentra en prisión preventiva desde el lunes, viajaba solo al volante de un Volkswagen Golf de color rojo que procedía del Puente de las Delicias y se dirigía hacia el Aljarafe. Los dos fallecidos, Ángel Antonio Marrero Jiménez, dominicano de 25 años, y Rosa María Real Calero, española de 22, se incorporaban a la rotonda de Juan Pablo II desde la calle Costillares, en la Feria. Dos testigos de dos vehículos que circulaban detrás del de los jóvenes muertos aseguran que el conductor del Volkswagen Golf se saltó dos semáforos. Ambos testigos coinciden en que el primero podría haber estado aún en ámbar, si bien sostienen con total seguridad de que el segundo estaba en rojo. Igualmente, acreditan que el Peugeot 206 conducido por Ángel Marrero inició la marcha con el semáforo en verde.

El Volkswagen Golf impactó con su parte frontal contra el lateral izquierdo del Peugeot 206, al que desplazó entre 40 y 50 metros y envió al sentido contrario. Este segundo vehículo quedó completamente destrozado, con el asiento del conductor en la parte del acompañante y el del copiloto, en el que viajaba Rosa María Real, comprimido entre el asiento del conductor y la puerta. Ambos vehículos permanecen en la Jefatura de la Policía Local en la isla de la Cartuja, donde están siendo analizados por los encargados de la investigación. En los próximos días está previsto que se practique una reconstrucción del accidente. Calculando el peso de los dos vehículos implicados y la distancia que el coche de las víctimas recorrió impulsado por el del doble homicida, los agentes podrán determinar con certeza la velocidad a la que circulaba el conductor.

Facebook Comments