Cien años de la historia de España en imágenes

Fátima Uríbarri

López Mondéjar selecciona las instantáneas de un siglo. «La fotografía es el espejo del pasado».

Los tipos populares, el paisaje urbano, el progreso económico, los acontecimientos políticos, el nacimiento y muerte de los oficios… en suma, cien años del devenir de un país contados a través de fotografías, eso es España. Un siglo de Historia en imágenes (Lunwerg).
La selección de instantáneas la ha realizado Publio López Mondéjar,historiador de la fotografía, periodista y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, los textos los firma el periodista y sociólogo
Lorenzo Díaz. Pero en esta ocasión mandan las fotos y el texto hace funciones de acompañante.
“La fotografía es espejo de la realidad, es fuente de la memoria, refleja el tiempo pasado, lo que fueron nuestros abuelos y lo que somos nosotros”, explica Publio López Mondéjar.
En España ha habido excelentes fotógrafos desde los tiempos del retratismo del siglo XIX, y el fotógrafo profesional, dedicado al reportaje y el documento, existe en nuestro país desde 1890, cuando nacieron las grandes revistas gráficas clásicas como Blanco y Negro, Nuevo Mundo y La Hormiga de Oro.
Entre los maestros de la cámara fotográfica destacan José Brangulí, José Campúa, Juan Manuel Castro Prieto, Francesc Catalá-Roca , Agustín Centelles, Juan Gyenes, Ramón Masats, Oriol Maspons, Alejandro Merletti, Alfonso Sánchez o Martín Santos Yubero. Son muchos más. Y de entre los poderosos documentos que son sus instantáneas, a Publio López Mondéjar le parece que sobresalen las que retratan los tipos populares. “Ha habido una corriente artís tica que refleja lo excelso, lo poético, pero a mí me entusiasman de una manera más particular las fotografías de tipos populares porque son capaces de sacar un rincón de la realidad que te llena y conmueve. A mí son las imágenes que más me emocionan, quizás sea por- que no olvido quiénes eran mis abuelos”, dice.
Todas las fotografías que contiene esta historia de España visual son emotivas. Emocionan las estampas de los toreros, los niños de cabeza rapada, las folclóricas, los cafés con mesas de mármol, las diligencias tiradas por
caballos, los soldados, los reyes… hasta los políticos.

Facebook Comments