Ciudad Colonial, un destino cada vez más inclusivo

13873164_1188634857826469_1209919336655019538_n

La zona fomenta el libre esparcimiento, no solo de personas con discapacidad, sino también de adultos mayores y embarazadas

Al pasear por la Ciudad Colonial luego de su renovación, uno de los elementos que más llama la atención son sus calles de color claro, donde las aceras y el área para el tránsito de vehículos están al mismo nivel, sus espacios están delimitados por unas varas de metal llamadas “bolardos”, que impiden que los vehículos ocupen el tramo destinado para uso del peatón.

El detalle del nivel no es fortuito ni obedece únicamente a un criterio de belleza, es un diseño en plataforma única que favorece la accesibilidad a la Ciudad Colonial a los grupos con movilidad o visión reducida y que ha sido reconocido por el Consejo Nacional de Discapacidad (CONADIS) y la empresa CEMEX por su alto valor de inclusión, cuenta el arquitecto Alejandro Suárez, coordinador del equipo que se encarga de la mejora de la infraestructura turística del Programa de Fomento al Turismo en Ciudad Colonial (PFTCC).

“Recordemos que cuando se diseña para una accesibilidad universal, no se diseña únicamente para alguien en silla de ruedas. Todos en algún momento de la vida necesitamos o necesitaremos facilidades para acceder allí donde queramos ir, sea por edad, por falta de movilidad transitoria o definitiva, por ir con niños en coche o cargados. La accesibilidad nos beneficia a todos”, sostiene.

El Programa de Fomento al Turismo en la Ciudad Colonial intervino varios kilómetros de calles, de las que fueron removidos el bordillo y el contén, se eliminaron barreras arquitectónicas que limitaban el paso y se establecieron las alturas mínimas en la cartelería y los elementos presentes en el recorrido peatonal, como el follaje de los árboles, siguiendo las directrices de la normativa vigente y las sugerencias del Consejo Nacional de la Discapacidad (CONADIS).

Magino Corporán, director del CONADIS, sostiene que “esta obra viene a marcar un antes y un después en lo que se refiere a accesibilidad en entornos urbanos, ya que llama a las personas a integrarse en la comunidad y fomenta el libre esparcimiento, no solo de personas con discapacidad sino también de adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con movilidad reducida”.

Según la encuesta ENHOGAR 2013, 708,597 personas con algún grado de discapacidad viven en la República Dominicana, de las que 260, 240 habitan en el área metropolitana.

Rafael Tejeda tiene 26 años y utiliza una silla de ruedas para desplazarse. Forma parte del personal del CONADIS y se ofreció de modelo para ilustrar la accesibilidad en la zona remodelada.

Rafael se queja de que es bastante difícil para una persona con movilidad reducida, como él, circular en una ciudad como Santo Domingo porque las aceras y los sitios que deberían ser accesibles no lo son. Al comparar la Ciudad Colonial con otras áreas, considera que se ha hecho un gran esfuerzo y es más accesible.

“El que las aceras y las calles estén a un mismo nivel es excelente porque es un esfuerzo que se le ahorra al usuario de silla de ruedas de tener que estar pidiendo ayuda, porque esto le complica a uno que quiere ser independiente”, afirma. En diciembre de 2015, el CONADIS reconoció al Programa de Fomento al Turismo en Ciudad Colonial durante el Mes de las Personas con Discapacidad, por su gran esfuerzo y la apertura mostrada para integrar los señalamientos técnicos hechos por la institución al diseño de las renovaciones del centro histórico.

Además, la Constructora Consorcio MACC recibió una mención especial en Accesibilidad Universal en los Premios Obras Cemex 2016 por la ejecución de las obras de renovación de la Ciudad Colonial, un galardón que reconoce las mejores obras de la arquitectura y la construcción nacional.

Más accesibilidad con el paso del tiempo

El director del CONADIS sostiene que lograr condiciones de accesibilidad no es un proceso tan tenebroso como se puede creer comúnmente, que si las personas puedan llegar al destino y usar los espacios de forma cómoda, independiente y segura, ya se está dando un gran paso. Pero la accesibilidad es un proceso más complejo, que incluye pensar en las facilidades de información y desplazamiento interno.

En este tenor, Clara Barriola, especialista en turismo del PFTCC, afirma que “el tema de accesibilidad en los trabajos de renovación de la Ciudad Colonial no se limita únicamente a la parte de la infraestructura de calles”.

El PFTCC trabaja en el establecimiento de un Sistema de Calidad y un Distintivo de Calidad Turística para los prestadores de servicios de la Ciudad Colonial, cuyos requisitos incluyen medidas a implementar por parte de los negocios del centro histórico que garanticen una mayor inclusión a las personas con discapacidad.

Los negocios deberán eliminar barreras que limiten o impidan el acceso, la movilidad o la circulación segura en la entrada y el interior de los establecimientos, construir escaleras con señalización podotáctil o de alerta para las personas con problemas de visión y la colocación de señalética gráfica y en Braille en cada nivel para facilitar la orientación.

Además, cumplir regulaciones de seguridad en cuanto al mobiliario, puertas automáticas, cristales, zafacones y baños, contenidas en la Guía de Accesibilidad del CONADIS 2014.

Alejandro Suárez agrega que “la accesibilidad universal es un proceso continuo de mejora, pues una vez finalizada la obra se trabaja el mantenimiento, el intercambio de datos entre técnicos y comunidad para detectar posibles mejoras que no hayan sido previstas en el diseño. Al fin y al cabo, el control de calidad último es realizado por los propios usuarios”.

“El criterio que ha primado es ofrecer a los usuarios facilidades en su recorrido. Una ciudad amigable y accesible con los visitantes y residentes es una ciudad que se usa y disfruta”, sostiene.

¿Qué actividades se desarrollaban en la calle Las Damas, la primera calle de América?, se pregunta. “El paseo y el intercambio social, lo cual se vuelve a potenciar en el nuevo diseño de las calles”.

“Si además pensamos en el turismo, debemos recordar que los turistas con discapacidad generalmente viajan acompañados, y cuando encuentran ciudades amigables, repiten. El mercado que se abre cuando facilitamos la accesibilidad desde el aeropuerto hasta el hotel, el paseo, la visita a la catedral o la playa, es enorme”, puntualiza.

El Programa de Fomento al Turismo en Ciudad Colonial ejecuta trabajos de renovación del centro histórico de la ciudad de Santo Domingo con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo, con el fin de potenciar la zona como el destino cultural por excelencia del área del Caribe.

 

Ivelisse Santos

ELCARIBE

Facebook Comments