Comerciantes dominicanos NY en “máxima alerta disimulada” por fallo caso Garner

Comerciantes dominicanos NY en “máxima alerta disimulada” por fallo caso Garner

TEMEN VIOLENCIA NY

Por Ramón Mercedes

Nueva York.- Comerciantes dominicanos del vecindario de WashingtonHeights, donde existen cientos de diferentes establecimientos comercialespropiedad de los quisqueyanos, y quienes pidieron total reservas de susidentidades, manifestaron que se encuentran en “máxima alerta disimulada” porel arresto de más de 200 personas y las masivas protestas que se vienenrealizando en las últimas horas por la decisión de un Gran Jurado de no acusaral policía Daniel Pantaleón por la muerte del afroamericano Eric Garner, quienfalleciera por estrangulamiento mecánico a manos del agente.

Expresan que se encuentran en esascondiciones de “máxima alerta disimulada” y en contacto permanente con susfamiliares, amigos y relacionados que poseen negocios en los condados de ElBronx, Brooklyn y Queens, porque no descartan la posibilidad de que sucedanactos de violencia y saqueos como los sucedidos hace pocos días en Ferguson,Missouri, por una situación similar, que ha provocado indignación tanto enresidentes como en funcionarios electos y nuevamente se puso sobre el tapete latensión racial. Se estima que en NYC existen más de 3,500 bodegas y 450supermercados propiedad de dominicanos.

Los comerciantes dominicanostambién recuerdan los casos de la golpiza propinada por un policía a RodneyKing en Los Ángeles, que provocó una ola de violencia y destrucción depropiedades privadas de mayores consecuencias.

Pero donde los comerciantescriollos ponen más énfasis, entre uno y otros, es en el caso del dominicanoJosé Kiko García (1991), quien primero fuera golpeado por el oficial policialde origen irlandés Michel O Keefe con el radio, obligándolo luego a entrar allobby del edificio 505 W de la calle 162 en Washington Heights, y muerto de untiro por la espalda.

Recuerdan que eso trajo comoconsecuencia que 14 edificios y 132 carros, incluyendo 11 radiopatrullas,fueran incendiados; veintenas de negocios (joyerías, bodegas, supermercados,tiendas) fueran totalmente saqueados, 53 policías y 16 civiles fueron heridos,y cientos de personas arrestadas, en la semana de disturbios más intensa quehaya vivido esta ciudad en mucho tiempo. Los daños fueron calculados en cientosde millones de dólares.

Algunos de los comerciantesenfatizaron que esta brutalidad policial es a su vez una expresión más de unode los problemas fundamentales de la sociedad estadounidense, la tensión racial,exacerbada por las deprimentes condiciones de vida de las grandes ciudades delpaís.
Remembraron que a pesar de lapreocupación de los políticos y de la oportuna reacción de la Policía enaquellos disturbios de Washington Heights, la impresión generalizada en estosmomentos es que la frustración en Nueva York puede explotar en cualquiermomento.

Facebook Comments