Consejos para mantener la tensión arterial a raya

¿Sabías que a la hipertensión arterial se la conoce como el asesino silencioso? Es una enfermedad que no da síntomas aparentes hasta que a veces es demasiado tarde para darse cuenta. Hoy te damos algunas claves para tratar de mantener la tensión arterial a raya.La hipertensión arterial es una enfermedad de la pared arterial, en la que su grosor aumenta y ello da lugar a cambios estructurales que aumentan la resistencia, provocando que la tensión aumente. Se considera alta a partir de 14/9. Además, se convierte en factor de riesgo (junto con otros problemas como el colesterol, la diabetes, el sobrepeso o el tabaquismo) para padecer enfermedades coronarias, es decir, para desarrollar un infarto de miocardio o angina de pecho.

Normalmente el paciente no se da cuenta de que es hipertenso hasta que empieza a tener problemas. Ante esfuerzos o situaciones de estrés siente falta de aire, sudoración y puede que incluso dolor en el pecho. Se entiende que una persona tiene la tensión alta cuando, en varias mediciones, éstas están por encima de 14/9.

El origen de esta enfermedad no está claro, pero sí que se observa cierta predisposición genética, que puede verse agravada por malos hábitos de vida como el sedentarismo, el tabaquismo, alcoholismo, una mala alimentación, etc. Sin embargo, hay algunas causas externas, como determinados medicamentos, gotas nasales, anfetaminas, uso crónico de anti inflamatorios o anticonceptivos, etc.

Por tanto, ¿cómo mantener la tensión arterial a raya? Básicamente, cambiando de hábitos.

  • Abandonar la vida sedentaria. No significa ponerse a hacer deporte de forma neurótica. Cambiar las escaleras por el ascensor, dejar el coche a una manzana de distancia, bajarse una parada antes en el autobús, caminar 30 minutos cada día… Pequeños cambios que podemos ir añadiendo a nuestra rutina e irlos incrementando a medida que mejora nuestra capacidad física.
  • Alimentación sana. Seguir la dieta mediterránea es una muy buena recomendación, pero, si ya nos han diagnosticado la hipertensión, podemos además cocinar con poca sal, no añadir más sal (5 gr. al día es suficiente) y usar las hierbas aromáticas para realzar el sabor de los alimentos. En cuanto a las grasas, evitar las de origen animal (mantequilla, bacon) y dar preferencia a las que son ricas en ácidos grasos (oliva, girasol, soja…). Otra opción es la de dar prioridad a los alimentos ricos en potasio y fibra.
  • Evitar malos hábitos como el tabaquismo y el alcoholismo, bajar de peso en caso de sobrepeso u obesidad y realizar actividades que nos alejen del estrés.

Además, si ya te lo han diagnosticado, deberás tomarte la tensión de forma regular durante un largo espacio de tiempo.

clep.io

Facebook Comments