Cónsul dominicano en Bélgica habla sobre el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros

Cónsul dominicano en Bélgica habla sobre el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros

Amberes, Bélgica.- Con el objetivo de difundir y dar a conocer el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en República Dominicana, Rafael Hernández, Cónsul General de República Dominicana en Amberes, Bélgica, realizo una exposición en un acto realizado en los salones de un restaurant cerca de la Gran Plaza en Bruselas.

La actividad conto con una variada representación de la comunidad dominicana de Bélgica, Holanda Luxemburgo, así como también dominicanos residentes en Francia, República Checa, Italia y Suiza.

Hernández abordo ampliamente el tema del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros puesta en práctica por el gobierno dominicano a partir de la ley 169-14 del poder ejecutivo.

El cónsul dominicano en Bélgica abordo el tema haciendo recordar que la medida puesta en práctica por el gobierno del presidente Danilo Medina para eficientizar las normativas migratorias hacia República Dominicana surgió cuando el Tribunal Constitucional Dominicano produjo la sentencia 168-13 que entre otras cosas, instruye al poder ejecutivo y a la Junta Central Electoral a realizar una investigación en el Registro Civil Dominicano, para verificar cada acta de nacimiento, de defunción, de matrimonio y divorcio emitidas desde 1929 hasta el 2006.

El cónsul Hernández explico que el resultado de ese saneamiento realizado por la JCE, encontraron unas series de irregularidades entre las cuales estaba el hecho de que más de 55 mil ciudadanos hijos de padres extranjeros en tránsito o residiendo de forma irregular en República Dominicana, habían obtenido documentos dominicanos de forma irregular, debido a que la ley dominicana sobre nacionalidad, dice que los hijos de extranjeros en tránsito o irregulares no les pertenece la ciudadanía de forma inmediata.

Dijo además, que producto de esa situación, empezaron los ataques tanto de autoridades haitianas así como de países del CARICOM, USA, instituciones como  Agnur, ONU,y otros que han tratado de confundir a la comunidad internacional denunciando que en República Dominicana hay apátridas y que Dominicana practica el racismo contra los ciudadanos haitianos y contra los dominicanos de ascendencia Haitiana.

Eso dio como resultado que el presidente Danilo Medina recibiera en el Palacio Nacional a un grupo de dominicanos de ascendencia haitiana, esto es, hijos de haitianos que vivían en dominicana de forma irregular, y que por ley no se le podía dar la ciudadanía dominicana de forma inmediata. Sino que se registraba como nacido en el país de padres con estatus irregular, y cuando cumplieran la mayoría de edad, entonces si obtendrían su nacionalidad dominicana.

Después de haber escuchado los casos de hijos de haitianos en el Palacio Nacional y constatar la calamidad por la que estaban atravesando esos dominicanos, al salir de la reunión el presidente Medina expreso:

“Esto es un drama humano y nosotros tenemos que buscarle una solución a ese drama».

Hernández siguió explicando que de ahí el presidente Medina inicio un proceso de consultas con diferentes sectores de la vida nacional, la sociedad civil, con representantes de organismos internacionales sedados en el país.

Finalmente sometió un proyecto de ley, que devino en la ley 169-14 o Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Dentro de ese Plan se le dio 18 meses a los extranjeros que aplicaban para regularizar su estatus en el país.

Todo ello con la intención de que consiguieran los documentos de identidad de su país, necesarios para iniciar el proceso de regularizar su situación en el país. Ya sea como residente temporal, residente permanente y ciudadanía a los que aplicaran en cada caso.

La Comunidad internacional; USA, UE, CARICOM, AGNUR, HUMAN WRIGTH WATCH, AMNISTIA INTERNACIONAL, entre otros, pretenden desconocer el legítimo derecho que tiene Republica Dominicana de regular su migración y darle nacionalidad a los ciudadanos que nazcan en el país con estricto apego a su constitución.

Finalmente Hernández expreso que después que la JCE le dio solución de forma individual a cada uno de los más de 55 mil dominicanos de ascendencia haitiana que tenían problemas con sus documentos, el calificativo de  APATRIDAS  y la palabra APATRIDIA fue sustituida por  la palabra PARIA como una acusación de que los haitianos son tratados como PARIAS en República Dominicana.

Una acusación falsa, infamante e injuriosa por parte del Gobierno haitiano   y que los haitianos que se han estado beneficiando del Plan  Nacional de Regularización han estado desmintiendo toda vez que reciben del Estado dominicano su documento que lo acredita como residente temporal, residente permanente y ahora  como ciudadanos dominicanos  con plenos derechos  políticos y civiles.

Rafael Hernández también expreso que a pesar de que Haití le niega el derecho a un documento nacional de identidad a cerca del 80% de Haitianos, República Dominicana, como un acto que no registra precedentes en la historia de ningún país, ha dotado a miles de haitianos  de un documento dominicano con sus datos y  fotografías, aunque ellos no tengan siquiera un acta de nacimiento haitiano.

De manera que esos haitianos que fueron tratados como apátridas en Haití, República Dominicana hoy los dota de un documento de identidad, emitido por el departamento de extranjera de la JCE y así los convierte en ciudadanos propios; con una identidad que no le otorgo su propio país.

Ningún país ha hecho más por nuestros vecinos Haitianos que República Dominicana.

Durante el terremoto que desbasto Haití en el 2010, Dominicana abrí sus fronteras para que los afectados de aquella calamidad fuesen atendidos en hospitales dominicanos, decenas de mujeres dominicanas fueron a los hospitales a amamantar a niños haitianos cuyos padres murieron durante el siniestro telúrico.

Caravanas de camiones dela Dirección General de los Comedores económicos  se instalaron en Haití para paliar la hambruna de los días y semanas posteriores a aquella tragedia.

EL gobierno dominicano dispuso de más de 58 millones de dólares en efectivo al pueblo haitiano durante todo aquella desgracia

Mientras dominicana mostraba su solidaridad con el pueblo y el gobierno Haitiano, Estados Unidos, por ejemplo, devolvía  de  las  costas  de  Florida a decenas  de haitianos que salieron en embarcaciones con destino a Estados Unidos de América.

Por todo ello, creemos que no es justo que a Dominicana se acuse ni de racista ni de practicar la apátrida con ningún ser humano en nuestro territorio.

Pero tampoco aceptaremos que nos acusen de que tratamos a nuestros hermanos haitianos como parias.

“Exigimos respeto para nuestro país, nuestras leyes y para nuestro pueblo”.

EL cónsul en Amberes, finalizo sus palabras haciendo un llamado a la comunidad dominicana a mantenerse unida apoyando todas las medidas que adopte el gobierno dominicano  y  respaldar sin reservas al presidente Danilo Medina para que se cumpla a cabalidad el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Facebook Comments