Corte del Rockland declara madre dominicana inocente

Por: Ramon Soto

Gracias Dios mío!
Esos fueron las palabras de la joven Lissette Capellan y familiares, quienes al enterarse de la decisión del juez William K. Nelson acerca de su inocencia, en el caso relacionado con la muerte de su hija de tan solo 5 meses.
La decisión tomada por el juez, el mismo que condeno a Michael Aviles de 42 años de edad de homicidio, por la muerte de su hija.
Aviles se enfrenta una condena de 3 a 15 años de prisión estatal, lo cual será dictada el próximo 3 de Abril del 2012 por juez Nelson, quien emitió su veredicto después de semanas de testimonio emocional y un día de declaraciones en un cierre acalorado por los abogados de la defensa y el fiscal, en un juicio sin jurado.
Gritos de júbilos fueron lo que se escucharon en la sala cuando el Juez Nelson emitió la sentencia de no culpable sobre lo cargo que pesaban en contra de Capellán.
El abogado Goldstein señalo que, Capellán ha mantenido su inocencia desde que su hija fue asesinada en su apartamento que compartía con Avilés en la 153 Hudson Avenue. en Haverstraw NY, dicha propiedad que fue comprada por el padre de Capellán.
«En la próxima semana se conmemora el aniversario de la muerte de la bebé, y Lissette y su familia ahora pueden llorar a su niña, sin tener la preocupación de tener en la conciencia la culpabilidad de un hecho que ella no cometió «, dijo Goldstein.
Goldstein reconoció la ansiedad y la espera de Nelson para dar su veredicto.
«Estaba nervioso», dijo.»Es más difícil defender a alguien que es inocente, pero se tiene que ganar a lo grande, como lo hicimos. »
El fiscal del distrito Thomas Zugibe, quien asistió a los alegatos finales, no quiso hacer comentarios sobre los veredictos de Nelson.
La defensa quería un juicio sin jurado, debido a las emociones de un bebé muerto, donde incluyo fotos de la niña que murió de fracturas en el cráneo y las costillas y hemorragias internas.
La bebé también sufrió lesiones anales y contusiones en los pies, manos, dedos, el pecho y la cabeza.
Los fiscales tenían que probar el asesinato, mostrando pruebas, y decir que Avilés y Capellán actuaron con depravada indiferencia y desprecio temerario hacia la niña.
Lo cual la acusación carecía de testigos de la golpiza también de todas las pruebas forenses, para culpar a la madre.
La madre de Lissette Capellán se arrodillo y le dio gracias a Dios por la inocencia de su hija y exclamo a gritos a todas las juventudes para que tomen como ejemplo el hecho ocurrido en el día de hoy, lo cual marcara a toda una familia.
Para varios residentes de la villa de Haverstraw la joven madre, es considerada como una muchacha tranquila y trabajadora y que pertenece a una familia honrada y trabajadora.“Creo que hoy es un triunfo pero a la vez es una tristeza porque perdimos una nieta” dijo el padre de Lissette, quienes son oriundo de Tamboril Republica Dominicana.

Facebook Comments