¿Cuáles son los atractivos turísticos de Haití ?

PUERTO PRINCIPE.- El país caribeño sorprende con su variado patrimonio turístico que ofrece propuestas tan singulares como La Citadelle, la fortaleza más grande de América, o la casa de Simón Bolívar en Jacmel (sur) y hasta tres parques naturales además de rutas en bicicleta de montaña y a pie. Y todo eso sin contar sus hermosas playas.

«Somos un destino nuevo en el Caribe, un destino que ha sido poco explorado, por lo que ser los primeros en descubrirlo también aporta un valor añadido a visitar Haití para los turistas», dice la ministra haitiana de Turismo, Stéphanie Balmir Villedrouin.

Para los amantes de la historia, el pequeño país caribeño es un enclave único, escenario de la llegada de Cristóbal Colón a la isla de La Española (cuyo territorio comparten Haití y la República Dominicana) y también de la primera república negra del mundo que logró su independencia, en 1804. La fortaleza de La Citadelle Laferrière, el Palacio y la Capilla de Sans Souci, cerca de Cap Haitien (norte) son muestras de ese histórico pasado.

Pero no todo es historia en el norte de Haití. Por ejemplo, cerca de Cap Haitien, Labadie cuenta con un puerto de cruceros con playa privada para sus usuarios, además de interesantes hoteles y playas para el descanso en las proximidades.

La naturaleza en Haití, un país de paradisíacas playas, es exuberante y variada. El 50 % de su territorio es montañoso, con un desnivel medio del 40 %. Sus lomas y montañas acogen hermosas cascadas, cuevas y rincones paradisíacos. No en vano el país cuenta con tres parques naturales: el Parque Nacional Histórico (en el norte), el Parque Nacional Macaya (en el suroeste) y el Parque Nacional La Visite (en el sur).

Y, por supuesto, playas

Hasta 1.700 kilómetros de costa atesora esta república antillana. Tienen en común la tranquilidad, la transparencia de sus aguas y la amabilidad de sus gentes, si bien las carreteras de acceso o las instalaciones de hostelería son mejorables.

Pescados y limón

La Côte des Arcadins es el destino playero más cercano a Puerto Príncipe, situado a unos 45 minutos de la capital por la carretera Nacional 1, con hoteles y restaurantes en los que se puede saborear pescado y marisco frescos acompañados de singularidades como la salsa picante de limón pikliz.

En Jacmel (sur) la playa Raymond les Bains es un rincón paradisíaco bordeado de cocoteros. Y cerca de ella la de Ti Mouillage, flanqueada por colinas, donde se puede nadar, pescar atún o disfrutar de un agradable baño aunque con precauciones por las corrientes marinas.

Al margen de las playas, el país caribeño ofrece vistosas piscinas naturales y cascadas, como Saut d’Eau, en el departamento Centro, un lugar conocido por las celebraciones de ritos del culto vudú, además de Saut Mathurine, en Camp Perrin (sur) un espectacular salto de 30 metros de ancho y 27 de alto procedente del río Cavaillon.

Bassin Blue es un paraje del sudeste haitiano formado por cascadas y cuevas y que consta también de piscinas naturales de un cristalino azul turquesa.

Vudú y carnaval

Otro de los atractivos de Haití son su cultura y sus tradiciones, entre las que sobresale el carnaval, en particular el de Jacmel, una vez más lugar destacado para el turismo, en este caso por la vistosidad de sus disfraces y carrozas y por la alegría de sus músicas y bailes.

En este apartado merece una mención especial el vudú, un culto de origen africano seguido por algo más de la mitad de los cerca de diez millones de habitantes y caracterizado por rituales muy singulares que combinan magia, trance y danza, entre otras expresiones.

Un viaje a Haití debe comprender inexcusablemente un recorrido por los principales platos de su gastronomía, como el arroz nacional, el banane pesé (plátano verde frito), el tchaka (maíz con frijoles) y el griot (carne de cerdo aliñada y frita). El pescado, que se cocina con salsa o a la brasa, las langostas y el lambí (ermitaño de las caracolas gigantes) son otros de los productos típicos de la zona, rica en frutas tropicales, como los dulces mangos y piñas, los corosoles, las papayas y el fique ti malice (sabroso plátano).

La relación de productos nacionales la completan la cerveza y el ron local, además del café, que se toma sólo y con abundante azúcar y que puede servir de cierre a un sabroso almuerzo o cena en este paradisíaco y acogedor país.

Facebook Comments