DAR HONOR A QUIEN HONOR MERECE.-

DAR HONOR A QUIEN HONOR MERECE.-

Por: Teodoro Reyes Torres

Dominicano residente en España

Fuimos partícipes del merecido reconocimiento al polifacético e incombustible merenguero Johnny Ventura que por más de su cincuenta años de profesión, el día 19 del pasado mes de septiembre le rindiera la emisora digital “La 98.9 Dominicana FM” en su programa Merensalsa. Aunque no estuvimos presentes en la citada ceremonia, en el trecho de la llamada que nos correspondió realizar al vespertino espacio de los sábados, al homenajeado prodigamos unas formales palabras conforme a la solemne ocasión.

En nuestra escueta intervención expresábamos que las generaciones de dominicanos y dominicanas que tuvimos el privilegio de compartir los momentos más dorados de nuestra juventud, coexistiendo con los periodos iniciales y esplendorosos de la estelar carrera musical de Juan De Dios Ventura Soriano, sentimos el intenso orgullo de pertenecer a la misma patria del hombre que percibíamos estaría señalado a ser uno de los artistas más sobresalientes de nuestro país.

La emoción por el ambiente que el referido programa promovía, nos retrotrajo a los primeros años de la década de los setenta, época en la que aún muchos dominicanos entendíamos muy pocas cosas sobre nuestras tradiciones folclóricas. Y la agradable sensación de la lejana nostalgia situó nuestros viejos recuerdos en el pueblo que nos vio nacer y crecer. En aquel entonces, Vicente Noble era el mundo singular en torno al cual giraban todas nuestras perspectivas de vida.

Los recuerdos de los esperados domingos de cada semana fluyeron en nuestra memoria para revivir las escenas de familias completas, acomodadas frente a los pocos televisores a blanco y negro que existían en el pueblo. Un pueblo en donde el arrebato colectivo de la gente por disfrutar del impresionante espectáculo musical que nos brindaba el Caballo Mayor con su Combo Show, reproducía en nuestras calles los mismos efectos que un toque de queda en tiempos de revueltas.

Con el amparo de las anteriores reminiscencias de nuestra primorosa juventud relativas al tema en cuestión, podemos concluir esta sucinta opinión con nuestro respectivo parecer. El talento y la versatilidad artística que en sus años de gloria derrochaba Johnny Ventura junto a músicos de la talla de Luisito Martí, Anthony Ríos y otros al frente del grupo; constituyeron las más grandes virtudes que paulatinamente fueron configurando el Combo Show en una banda además de exitosa y pionera, con estilo propio.

Y fue tal como vaticinamos en aquellas entrañables primaveras, Juan de Dios Ventura Soriano hoy día es un digno referente musical en nuestro país. Todavía se le suele ver amenizando alguna que otra fiesta en cualquier paraje de nuestro territorio. En él podemos destacar como un dato interesante de su inconclusa historia, que es una de las escasas celebridades nuestras que a pesar de estar alejado de los escenarios, puede presumir de contar con un portentoso legado artístico. Un legado que poco a poco fue perfilando de forma natural en la Escuela Musical que quizás él jamás pretendiera crear, pero que a unanimidad nuestro pueblo, erigido en su principal fans, se empeña en reconocerle.

La actualidad farandulera determina que desde los años ochenta, un elenco de ingeniosos músicos criollos, muchos de ellos pertenecientes a las jóvenes generaciones de artistas amaestrados en el Combo Show, junto a él comparten la gloria y el gran merito de haber colocado el merengue dominicano en los más altos escenarios de América Latina y el mundo.

¡Que Dios le dé vida por siempre a nuestro Johnny Ventura!

Facebook Comments