David Bisbal se desnuda en Madrid

El nuevo álbum del cantante español fue grabado en vivo en un ‘show’ íntimo yacústico

SANDRA PALACIOS

ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

De un espectacular show íntimo y acústico, en el Teatro Real de Madrid, el pasado noviembre, se desprende el último trabajo musical del cantante español David Bisbal, Una noche en el Teatro Real. El astro revoluciona el escenario de la música en español con una acertada cuota de sencillez en la producción, que deja ver al desnudo su talento, para que sean sólo la voz, un par de guitarras y algunos instrumentos desconectados quienes le hablen al público.

En el disco, desde la entrada, Bisbal pone a prueba sus cuerdas vocales –aquellas que lo destacaron en el show-concurso Operación triunfo hace ya más de una década-, con un primer track dedicado a su natal Almería, con la canción Almería, tierra noble, compuesta por Antonio Ruiz Sánchez. En el fondo, una guitarra flamenca y, al frente, un Bisbal maduro y concentrado rompen los esquemas de los trabajos anteriores, que habían sido más preparados y comerciales, para abrirle paso a un álbum con un tinte orgánico.

“La idea surgió hace mucho tiempo, quería hacer algo de colección, algo íntimo’, comenta el artista, que llegó a Miami este mes para promocionar su nuevo disco. “Luego de finalizar Sin mirar atrás, mi disco anterior, me dediqué de lleno a esto; me surgió la idea de ir por un viaje musical, a través de mis canciones y hacer un homenaje a nuestra cultura latina. Fue una suerte cantar en el Teatro Real, que es el palacio musical más importante de mi país”.

El famoso rubio de rizos dorados habló con El Nuevo Herald sobre la importancia que tiene este trabajo en su carrera, que cumple ya 10 años.

“Ha sido un cambio radical mostrar un David totalmente diferente en todos los aspectos: en la actitud, encima del escenario, en su calma musicalmente; he revestido las canciones, con una formación muy diferente, alejado del mundo multimedia, todo muy natural, instrumentos acústicos, y me ha fascinado”, agrega el cantante.

“¡Me tuve que contener para no pararme a bailar!”, asegura entre risas y sin dudarlo por un instante. “En muchos momentos la gente me ha dado toda esa energía, y sentí en muchas canciones la necesidad de salir a bailar, pero quise guardar el respeto y el protocolo de este proyecto, que quisimos hacer con elegancia, no sólo en el vestuario y en la escenografía, sino en los arreglos musicales y en mi compostura”.

El disco incluye los temas que han convertido a Bisbal en uno de los artistas hispanos más queridos y respetados. Lloraré las penas es uno de estos, que salió en el 2003 con un arreglo arrebatado, con trompetas, tambores y un sonido flamenco pop que invita a bailar, y ahora se puede disfrutar en este álbum con un tinte más tranquilo, con aires de bossa nova y, eso sí, conservando su sensualidad característica.

También contiene famosos temas de la música latina de los últimos tiempos, que han sido parte de la vida musical y personal de Bisbal, como Lucía de Joan Manuel Serrat, Adoro de Armando Manzanero eY si fuera ella de Alejandro Sanz; este último además compuso un tema para su amigo Bisbal, tituladoSombra y luz.

“Son canciones a las que les tengo mucho cariño y las que considero que le han aportado algo en algún momento a mi vida o a mi carrera musical; muchas de esas canciones ya las cantaba con mi orquesta. Obras del maestro Manzanero, de Sanz o de Joan Manuel Serrat, ha sido un placer cantarlas, sobre todo porque son obras mágicas”.

El español se encuentra de gira por todo el mundo con una réplica de su show acústico en Madrid, coincidiendo con la celebración de su décimo aniversario. En el prólogo de su CD, el músico, compositor y director de este proyecto hace una dedicación especial a su hija, Ella, y agradece a sus fans, por el aplauso constante.•

 

Facebook Comments