De Blasio fue asesorado por dos dominicanos traidores y corruptos

De Blasio fue asesorado por dos dominicanos traidores y corruptos

Todo parece indicar que el senador José Peralta y la concejal Julissa Ferreras, ambos de origen dominicano, habrían aconsejado al alcalde Bill di Blasio por causas muy ajenas al conflicto domininico-haitiano, ya que los dos han estado “a la vuelta de la esquina” de ser sometidos a la justicia por turbios manejos de fondos públicos.

Ya vimos que el senador Peralta no ha podido explicar el colapso del Corona Elmhurst Center for Economic Development, donde no se ha podido establecer el paradero de 500,000 dólares asignados por él mismo cuando era asambleísta por el Estado de Nueva York.

Por su parte, Ferreras, graciosamente consejera del alcalde Di Blasio, ha sido interrogada por la desaparición de 420 mil dólares asignados a la entidad sin fines de lucro Latino Inciative for Better Resuorces (LIBRE), creada por el ex senador Hirman Monserrate, encarcelado por añostras haberse declarado culpable de corrupción.

Un reciente reportaje del periódico Daily News vincula a Ferreras en un vergonzoso caso de nepotismo que involucra a su madre y a su padre, Julio Ferreras, un personaje que ha recibido cheques de fondos públicos directamente de su hija.

En otro caso también reciente, Ferreras fue demandad por abuso laboral por el joven parapléjico Steven Castro, quien trabajó directamente para la oficina de la concejal dominicana.

Para nadie es un secreto que, como oficial, Ferreras no tiene meritos para representar a su comunidad, ya que tiene mucho que decirle a las autoridades sobre su actual gestión y cuando se desempeñó como jefa en una entidad sin animo de lucro, donde han desaparecido miles de dólares de los que pagamos impuesto a la ciudad y al estado.

A todo eso se agrega el abandono en que ha sometido a las comunidades de Jackson Height, Corona y Elmhust.

El asunto es que el senador Peralta y Ferreras se prestan a ser parte de la ignorancia del alcalde Di Blasio porque buscan cubrirse bajo un manto de la impunidad, pero el tiempo los delatará, ya que las autoridades federales tienen el compromiso de aplicarles la ley, por su manejo turbio de fondos publicos.

Desgraciadamente, esos son los personajes que un alcalde sin tacto elige para hacer su teatro de marionetas, dos traidores consuetudinarios y mitómano.

Por un lsdo, Peralta nunca ha podido explicar sus vínculos directos con el exconvicto sindicalista Brian Mclaughlin, y por otro, Ferreras envió a la cárcel a su exjefe, el concejal Hiram Monserrate.

Facebook Comments