Diputados de Ultramar Europa no responden a su comunidad

Por Juan Cuevas

Ministro Consejero Embajada Dominicana en Suiza

En su día, allá por los finales de los ´90, fuimos  precursores de conformar el Comité Pro-voto de los Dominicanos en España, junto a Bernanda Jiménez, Rafael Marmolejos,  Héctor García, Marcos Cross, la cónsul de entonces, Doña Clara Perdomo, quien escribe y otros; Demandábamos representatividad política a través de diputados propios de nuestra comunidad, y lo conseguimos. Y hoy, ya caminando la tercera legislatura con representantes en nuestro Congreso, o sea, diputados (2); hay ciudadanos que cuestionan la existencia de los mismos, posiblemente con bastantes elementos de causa.

Pero, existe una ausencia de criterio en la demanda, y  a los mismos cuestionamientos que se hacen a nuestros diputados de Ultramar, radica esta en que quienes lo hacen, confunden el trabajo con la vagancia, o sea, confunden la forma, con el fondo. Cuestionan la existencia de los mismos “per se”. Cuando lo que deberían cuestionar es, si estos realmente representan verdaderamente a alguien. ¿Sí quienes nos han representados hasta ahora, lo han hecho como realmente deberían? ¿Deberían estos cuestionamientos ser motivo para poner en tela de juicio, la existencia de los diputados de Ultramar? Creemos que no, porque razones y justificaciones sobran para entender la importancia política de estos para las comunidades dominicanas. Ya bastante sufren con estar fuera de la isla, aportando y apoyando la economía dominicana, como para que algunos se den el lujo de desconocerle sus derechos políticos como dominicanos.

Lo que ha sucedido hasta ahora, es que los diputados Ultramar, sobre todo los de Europa, una vez elegidos han jugado su propio juego, no el de su comunidad y el país. Y peor aún, quieren emular el comportamiento de sus compañeros de curul, con nuestra comunidad. Pero con el inconveniente de que en Europa no se puede allantar al electorado dando raciones alimenticias del Plan, electrodomésticos, rimbombantes fiestas de los días de las madres, etc. Esperpentos teatrales, que no paran el figureo fotográfico, tal cual pelotero, actor de cine, o celebrity alguna, cuando vienen a Europa. Estos están confundidos, no saben hacer su trabajo o no quieren.

Incluso, han hecho tampoco, y tan mal su trabajo, que ha tenido el señor presidente Danilo Medina, que asumir parte de la responsabilidad que a estos compete. Ya que,  lo que no se han dedicado hacerle oposición al gobierno, se han dedicado a atender sus propios menesteres, hacer proselitismo, hacerse fotos en actividades ajenas para llevarlas a las Cámara de Diputados como propias, o a pasear con gastos pagados, en supuestas  visitas a su comunidad. Cuando no, se inventan algún Congreso, Conferencia, Foros, etc.

Por Dios, la fiebre no está en sábana. No elegimos diputados para que le hagan oposición al gobierno, o se hagan fotos en fiestas ajenas, sino para que sean nuestros interlocutores políticos, pero con nivel, altura y responsabilidad.

Facebook Comments