Dominicana dice no a la economía de casino

Santo Domingo, 13 sep (PL) El presidente dominicano, Leonel Fernández, anunció que presentará una moción a la Asamblea General de Naciones Unidas la próxima semana para restringir la especulación en el mercado de futuros.

República Dominicana dice que no a la economía de casino que se nutre del hambre de la humanidad, dijo el mandatario en una conferencia magistral sobre la crisis económica global y la especulación en el mercado petrolero y de alimentos, realizada en el hotel Jaragua de esta capital.

Durante hora y media, Fernández tuvo atento a un auditorio compuesto de ministros, legisladores, economistas, empresarios y representantes de los medios de prensa para promover la reflexión sobre los efectos de esta crisis sobre este país en desarrollo.

Con sólidos argumentos calzados con estadísticas internacionales, el presidente dominicano señaló que la fuerte subida del precio de los alimentos hará que la cifra de hambrientos en el mundo superará los mil millones de seres, uno de cada seis habitantes del planeta.

Demostró cómo el problema del alza de los precios del petróleo y los alimentos no responde a un problema de oferta y demanda, ya que el volumen de oferta y producción de combustibles y alimentos está por encima de la demanda, por lo que no se justifica el encarecimiento de estos productos.

Ni siquiera los alimentos que se desvían hacia la producción de biocombustibles explican el por qué de ese encarecimiento, dado que solo el 6 por ciento de la producción de maíz, por ejemplo, es lo que se dedica a la fabricación de etanol.

Tampoco explica las alzas el incremento de la demanda por las economías de Brasil, Rusia, India y China de cereales y combustibles.

Atribuyó a la financiarización del mercado de futuros, es decir, el hecho que los actores en las bolsas dejaron de ser mayoritariamente corredores interesados en comprar o vender petróleo y alimentos.

Del siete por ciento en 2004, estos actores pasaron a constituir el 47 por ciento de los que intervienen en las operaciones, o sea, bancos de inversión, fondos de pensión, firmas de seguros y otras entidades financieras que solo comercian con papeles, no con petróleo, ni trigo, ni azúcar o maíz.

Esta abominable forma de especulación, unida a las nuevas tecnologías, dijo el mandatario, permite que cuatro billones de dólares cambien de manos apenas con un clic de un mouse, sin la más mínima supervisión de mecanismo regulador ni ley alguna.

De esa economía de casino se derivaron la crisis de los bonos basura, las repercusiones en México, Brasil, Argentina con la fuga de los capitales golondrina, la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, los rescates multimillonarios de grandes bancos y firmas de seguros norteamericanas.

La atención volvió a centrarse en los instrumentos financieros altamente especulativos con el incremento del riesgo de default o impago asociado a la crisis de deuda de importantes economías europeas.

Las alzas de precios del petróleo y alimentos de mediados de 2008 se volvieron a repetir entre fines de 2010 y el primer semestre de 2011. De no ponerse freno a esta actividad especulativa, advirtió Leonel Fernández, la volatilidad de los precios de esos productos se convertirá en fenómeno recurrente en los años por venir.

La moción que presentará el mandatario a la Asamblea General de la ONU, acción que respaldan más de 70 jefes de Estado y de gobierno y el Secretario General de Naciones Unidas, Ban ki Moon, buscará un consenso internacional para reducir la volatilidad de los precios.

En su disertación, Fernández se refirió a cómo su gobierno había tratado de aminorar el impacto de estas alzas de precios de los combustibles y los alimentos sobre la población.

Acto seguido provocó una larga ovación del auditorio cuando agradeció al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, la venta de crudo a este país en términos tan solidarios.

Facebook Comments