Dominicano Juan Coronado ha sido galardonado como Bartender del año en Estados Unidos

showimage

Saber que un dominicano destaca en el extranjero por su talento y trabajo siempre es motivo de alegría, pero descubrir que es uno de los mejores o el mejor de su área es sinónimo de orgullo. Por esta razón hemos escogido para ilustrar la última edición de Estilos del 2013 a Juan Coronado, un dominicano que ha sido galardonado como Bartender del año en Estados Unidos y cuya trayectoria como ‘Cocktail Innovator’ ha sido reseñada en prestigiosos medios de comunicación como The New York Times, The Oprah Show, The Washington Post, GQ o Eater.

¿Cómo y cuándo Juan Coronado se convirtió en «Cocktail Innovator»?

El afortunado y simpático título de «Cocktail Innovator» surgió en la compañía Think Food Group. Cuando empecé como gestor de bebidas, durante mi primera semana, muchos colegas de trabajo me preguntaban cuáles eran mis expectativas, cuál iba a ser mi rol, pues la compañía tiene un conjunto de estrellas en el arte culinario. Siempre les respondía que yo estaba ahí para cambiar el mundo una bebida a la vez, porque queríamos innovar todo el concepto de bebidas, desde café hasta tragos. Un día me llamaron de recursos humanos y me dicen: «Necesitamos hacer una tarjeta, ¿qué vamos a poner?», respondí que estamos innovando muchas cosas. «Ok, Cocktail Innovator», y así pasó.

¿Y estás cambiando el mundo una bebida a la vez?

¡Absolutamente!

¿Cuándo te convertiste en mixólogo?

Ahí tengo un problemita. La palabra mixología, en mi opinión, ha sido muy manipulada y no tiene un sentido claro o definido. Si pudiera describir esta profesión, te diría honestamente que más que una ciencia es un arte que tiene como objetivo brindar la experiencia de calidad máxima a todos los clientes, cosa que se ha ido perdiendo, desafortunadamente, en los últimos años. Ya estamos acostumbrados a ir a sitios en los que hay, en buen dominicano, un tumulto de gente y es muy difícil que el buen servicio se lleve a cabo debido a la incomodidad, a la presión de las horas, a la falta de personal capacitado. Mi industria es la hospitalidad y el servicio es la base.

¿Entonces tampoco se te puede llamar bartender?

Todos son títulos, y un título no define la misión. Se le puede llamar bartender, mixólogo, lo que quieras, pero quiero que entiendan que esta industria es de la hospitalidad y el servicio, no es la del mixólogo súper cool, no es la del bartender que es bien ‘good looking’. Se les olvida a muchas personas de esta industria para qué están ahí.

¿Y cómo te metiste a esa industria?

Soy de las personas que si ve aprende, soy autodidacta. Estaba estudiando fotografía en la Escuela de Artes Visuales en New York cuando empecé a trabajar en un restaurante. Un día el bartender faltó y adivinen a quién llamaron al bar sin haber tenido experiencia. Al otro día el bartender regresó, pero el dueño se enfadó mucho con él y me convirtió en el nuevo bartender. Le puse mucho empeño y amor a lo que hacía. Siempre me he cuestionado el porqué de las cosas, a veces lo más simple es lo más complicado y viceversa, nunca me gustó usar nada prefabricado, me gustaba cómo hacer mis cosas solo, por eso cambié todo un sistema. Llegaba una hora más temprano y empezaba a hacer mis jugos, siropes… a buscar recetas antiguas y me fui enamorando poco a poco de esto de una manera tal que me volví un sommelier. Trabajé 10 años en la industria del champagne, después con sake y luego con tequila. El ron siempre ha sido el amor de mi vida, dominicano al fin, eso se lleva en la sangre. El ron es el espíritu, para mí, más flexible y autodidacta para cócteles de venta en el momento, porque tiene una esencia molecular que es más flexible que cualquier otro.

Si el ron lo llevas en la sangre, ¿se podría decir que es el trago que más te seduce?

Es el espíritu que más me gusta utilizar.

Fuiste Brand Master de Bacardi para Estados Unidos y el Caribe, y tu mentor fue nada más y nada menos que su Brand Master Senior William Ramos. ¿Cuál de sus consejos te ha marcado?

William Ramos es una persona que adoro, fue mi maestro y mi mentor, y somos como quien dice familia. Su mejor consejo es bien chistoso, el siempre dice: «Mono sabe palo que trepa».

¿Y qué significa?

¡Exactamente! A mí me tomó muchos años averiguarlo, pero «mono sabe palo que trepa» es una expresión que resume las actitudes y experiencias que tienes de la vida; tú sabes por cuál camino te vas, así que eres responsable de tus decisiones.

¿Lo has puesto en práctica?

¡Toda la vida!

¿Es un triunfo o una responsabilidad haber sido elegido como «Bartender del año» en los Premios Eater 2013 de Estados Unidos?

No sé ni cómo explicártelo. Es que no me lo creo, es increíble, es algo épico, algo que nunca soñé. Sí te puedo decir que he trabajado muy duro, pero nunca fue para esto. Trabajé muy duro porque creo que era mi deber y lo sigue siendo. Lo veo como un gran éxito, pero definitivamente hay mucha responsabilidad al respecto. Imagínate, tengo toda la comunidad de mixología, de bartenders, de todo lo que tiene que ver con bebidas en Estados Unidos detrás de mí ahora, y más que una responsabilidad lo veo como un reto, porque ahora es que me falta. ¿A dónde voy? Esa es la gran pregunta.

¿Sabes a dónde vas?

En este mismo instante acabo de terminar una filmación con un canal que está muy interesado en llevar conocimientos científicos a aplicaciones sociales y hacer unos vídeos con algunas cositas que inventé, que van a ver online pronto. Está basado en una aplicación de obtención de líquidos y es una aplicación científica, pero ya tenemos un cóctel.

¿Es por así decirlo tu regalo de Navidad?

Sí, esto está basado en una vieja idea, cuando un insecto cae en un charco de agua, que patalea y se pone nervioso y quiere salir del agua, instantáneamente su cuerpo empieza a crear una solución que es una secreción química que empuja al insecto a la orilla, donde hay menos densidad de la superficie, y basado en ese experimento se hizo, es un poco complicado, pero es sumamente sencillo.

Has ganado muchos galardones y aparecido en publicaciones de reconocidos medios de comunicación como ‘GQ’, ‘Saveur’, ‘Eater’, ‘Brightest Young Things’, ‘The Washington Post’ y, por supuesto, ‘Estilos’. ¿Cómo logras mantener los pies sobre la tierra?

Lo único que hago en esta vida es trabajar. Todo el tiempo estoy trabajando. Me paso el día entero trabajando, investigando, enseñando, pasando notas, aprendiendo notas, leyendo, es algo que no para. No es la fama, no es el artículo, es seguir adelante, tengo tanto hambre de conocimiento que todo lo que leo, todo lo que pruebo, lo aplico a un cóctel. Si me voy a un restaurante y me dan una ensalada de queso parmesano, con un poquito de tomate, ya me invento un cóctel de ‘parmesan cheese’. Esa es la idea, ver situaciones cotidianas, pero aplicarlas a tu ciencia, para mí esto es como estar más actualizado que lo que tengo a mi alrededor, sentir las cosas a flor de piel y aplicarlas a mi trabajo.

Ahora que mencionas aprender, ¿en que quedó tu carrera de fotografía?

La carrera quedó muy bonita, me trajo mucha satisfacción y definitivamente mis fotos en instagram (@juan_e_coronado) de cócteles son las mejores, eso no lo discuto, así que el ojo queda.

¿Cómo reaccionas ante las críticas de tus colegas?

La crítica es algo que veo como constructivo. Cuando eres criticado es porque tienes talento para hacer las cosas mejor y puedes mejorarlas, o la estás haciendo demasiado bien. A mí la crítica me encanta, la trato de analizar con otros ojos y todo se debe de manejar con humildad, pues no soy una persona de confrontar a otras personas, soy un poquito más intelectual en ese sentido.

El público muchas veces solo se entera de los aplausos pero no de las lágrimas. ¿Qué tanto has sacrificado para llegar a dónde estás? 

Oh, un montón. Tengo dos años y medio que no voy a República Dominicana, casi no conozco a mi sobrinita, por teléfono hablo más con ella. Uno sacrifica mucho, la verdad que a veces uno no sale, pero sí, uno se pierde de muchas cosas.

¿Te han cerrado puertas solo por ser latino?

Honestamente he tenido mucha suerte, si quieres decirlo de esa manera, pero siempre hay sus problemas. Creo que el talento siempre se destaca, y con talento, paciencia, calma, perseverancia y trabajando duro uno llega. Definitivamente, he podido alcanzar todos mis éxitos, lo que me fijo en la mente lo consigo y esa es la base de mi trabajo.

Fuente: DIARIO LIBRE

29dic/amodom

Facebook Comments