¡Dos preguntas adversas en el caso haitiano!

¡Dos preguntas adversas en el caso haitiano!

 

 

Por Olga Capellán.-

 

En un reporte de la BCC Mundo, salió un informe periodístico sobre la inmigración haitiana hacia la República Dominicana, en el cual se hacía la siguiente pregunta: ¿Qué invierte República Dominicana en los haitianos? Y destacó que en materia de salud este país invierte unos 57.6 millones de dólares, equivalente a un 13.4% del presupuesto sanitario nacional.

Además señaló que en materia de educación también el gobierno dominicano invierte una partida de 60 millones de dólares de los 2,200 millones del presupuesto anual del ministerio educativo, a pesar de que solo el 37% de los niños nacidos de descendencia haitiana asiste a la escuela en República Dominicana.

La otra pregunta vendría a ser ¿Cuáles son los ingresos que recibe la República Dominicana mediante las relaciones bilaterales con Haití?

De acuerdo a un informe comercial publicado y aunque muchos pronosticaron de que solo aumentaría un 1.5% al comercio en general de unos 421 millones de dólares del 2009 hubo un crecimiento anual de un 15% hasta el 2012, entrando al país 1.000 millones, por concepto de venta de más de 800 productos nacionales que se comercializan  con el vecino país, siendo Haití el 3er país del mundo que ingresa mayor beneficio económico a la República Dominicana.

Este estimado creció al correr de los últimos 3 años dado el auge comercial, muchos de los cuales y a través de los mercados binacionales a lo largo de la frontera, el que se ha visto afectado por los problemas migratorios del cual República Dominicana niega ciertos derechos a cientos de miles de haitianos o dominicanos   nacidos de padres de descendencia haitiana, que vino al tapete con la Ley 168-13 del Tribunal Constitucional y que fue acotejada con un decreto del Poder Ejecutivo el 169-14 que declara el reglamento de regularización de extranjeros.

Debemos señalar que República Dominicana recibe otros beneficios a través de la mano de obra haitiana, sobre todo en el sector cañero, aunque la industria azucarera pasó en su mayoría al sector privado, debido a la venta que efectuó el gobierno dominicano de los ingenios azucareros pertenecientes al Consejo Estatal del Azúcar (CEA), perdiendo con ello grandes partidas económicas de manera directa a la economía nacional gubernamental.

Sin dudas algunas, la mano de obra haitiana es parte del desarrollo económico nacional, y que se verá mermado, cuando se hagan efectivas las deportaciones masivas que contempla realizar el Departamento de Migración con la aplicación de la sentencia 168-13 acotejada por el decreto 169-14 , en contra de la población haitiana que se encuentra de manera irregular  en este país.

La mano de obra haitiana no solo es utilizada en el corte de cañas, ya que el sector agrícola y en la construcción tiene esta una gran demanda, quizás porque en sentido general gran parte de los dominicanos huyen a los trabajos pesados y campestres, eso es del todo conocido en este país.

Actualmente, los trabajadores cañeros libran una gran batalla en demanda de que se le reconozcan sus derechos laborales, entre ellos un estatus legal, pensiones de trabajo, inclusión en los servicios sanitarios, educativos para sus hijos, y otros, al que el gobierno dominicano ha ignorado de una manera descabellada, y que aún peor, ya que muchos de los cuales están en peligro de deportación, luego de haber dejado toda una vida de trabajo en el territorio nacional.

El gobierno dominicano se lucra de la mano de obra haitiana, sea esta legal o no, y un ejemplo sin regateo, lo fue la restructuración de la Puerta del Conde (símbolo patrio) donde fueron utilizado numerosos haitianos para realizar este trabajo de remodelación.

¿Porqué ignorar los reclamos de la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH) en relación al problema migratorio en el país?

Es cierto que el país está sobrecargado  con una población extranjera en los últimos años, sobre todo la que procede del hermano país de Haití, situación que se intensificó con el terremoto acontecido el día 12 de Enero del año 2010, donde el territorio haitiano quedó destruido en su mayor parte, naturalmente estos ciudadanos tienen derecho a la vida y es así como han tratado de buscar mejores condiciones en su vecino país (República Dominicana), también los haitianos han emigrados a otros países, unos fueron acogidos por asuntos humanitarios, otros son echados como si fueran una peste.

Algo que no ha quedado bien claro es: las ayudas humanitarias de la comunidad internacional realizada a favor de la población damnificada haitiana del 2010 y del cual la República Dominicana se convirtió en administradora de todos esos recursos, en el que se presume que muchas de esas ayudas se han perdidos en canales oscuros, y eso ha sido una espina en los ojos de muchos haitianos.

Extraño en todo esto han sido las declaraciones del presidente haitiano Michel Martelly, quien de manera no tan directa salió en defensa del gobierno dominicano en relación al problema generado por el proceso de regularización migratorio, y muchos ciudadanos le han dado la razón, pues según informaciones publicadas en diversos medios de prensa nacionales en el pasado reciente, su posición se la debe a la participación financiera efectuada por personeros miembros del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), incluyendo a un ex presidente de la República y a un actual senador, quienes financiaron su campaña electoral a titulo de inversión económica y que hoy recuperan por otras vías.

República Dominicana  ha sido criticada duramente y  condenada por desconocer en gran medida los derechos de más de 500 mil ciudadanos de descendencia haitiana, dejando a muchos de  de ellos en una forma apátrida y deportará a más de 200 mil, según se presume, a todos aquellos que no se acojan a un retorno voluntario, lo que ha sido como una espina en los ojos de la CIDH, que reclama el derecho y respeto para estos ciudadanos.

Muchas personalidades que luchan por el respeto de los derechos de los inmigrantes haitianos en este país, han considerado como una burla que el propio gobierno dominicano oculte la verdadera situación, utilizando con ello a algunos ciudadanos ya regularizados en un Spot publicitario para promover estar haciendo una política migratoria justa, cuando ha sido todo lo contrario.

 

Es conocido a nivel internacional que el gobierno dominicano tiene un servicio exterior muy débil, a pesar de pagar un personal tan amplio y por encima de los países desarrollados y más ricos del mundo, aunque se espera mejoría en el mismo, estando al frente de la Cancillería el Arquitecto Andrés Navarro.

Por último, somos defensores de nuestra patria, pero no a costa del irrespeto y el sufrimiento de ningún ser humano, porque nadie se debe considerar  ilegal en ningún país del mundo.

Facebook Comments