El 9% de los niños latinoamericanos en Madrid presenta sobrepeso y el 5% obesidad

El 9,3 por ciento de los niños de origen latino que viven en Madrid presenta sobrepeso y el 5 por ciento obesidad, según un estudio realizado sobre casi 500 menores entre los 3 y 13 años de edad de 21 distritos de la capital, que muestra que esta población come de forma similar al resto de los niños de la comunidad y que, sin embargo, podría presentar menos sobrepeso y obesidad que la media.

Los resultados de este trabajo, desarrollado con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid y Fundación Abbott, vendría a «desmontar el tópico» de que la población latina que vive en España tiene más enfermedades cardiovasculares porque come peor, una de las creencias ‘populares’ de las que partía este estudio.

Esta conclusión ha sido extraída tomando como referente los datos de un estudio epidemiológico anterior, realizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, donde los niños madrileños –colectivo en el que se incluyeron menores de distintos orígenes, también latinos– mostraban 11% de sobrepeso y 7% de obesidad.

Para el doctor Agustín Rivero, director gerente del Hospital Universitario del Tajo y uno de los principales autores del trabajo, estos datos, que «no son comparables y sólo sirven como referentes», dan a entender que «hay que descartar el sobrepeso como un factor más prevalente entre los menores latinoamericanos que viven en Madrid» que en el colectivo de niños madrileños en general.

«Según esta investigación, el 14 por ciento de este colectivo inmigrante presenta índices de sobrepeso y obesidad, un porcentaje ligeramente inferior al de los niños madrileños, que alcanza el 18 por ciento», señala Rivero, para quien la diferencia «no es significativa» y ambas cifras son «igualmente preocupantes».

Por otra parte, este estudio muestra que «no existen grandes diferencias en hábitos de alimentación entre este grupo de población inmigrante y la de los madrileños», en general, apunta otro de los autores, el doctor Julio Sánchez Fierro, quien piensa, por este motivo, que la mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares o diabetes en inmigrantes «podría deberse a causas genéticas».

Los resultados demuestran que los niños latinoamericanos, como el resto, siguen una dieta poco saludable. En concreto, los menores latinos comen un 44 por ciento de grasas, cuando lo recomendado es un 35 por ciento, y un 43 por ciento de hidratos de carbono, pese a que se recomienda un 50 por ciento. Sin embargo, casi el 90 por ciento de estos niños hace deporte, al menos dos o tres veces por semana.

Facebook Comments